8 DE MARZO DÍA DE LA MUJER

Vigo se volcó y las mujeres tomaron la calle

Más de 45.000 personas en una histórica manifestación que cuando llegó a Porta do Sol no se había movido de la plaza de Portugal

La multitudinaria manifestación que recorrió anoche las calles del centro de Vigo para reclamar la igualdad de las mujeres.
La multitudinaria manifestación que recorrió anoche las calles del centro de Vigo para reclamar la igualdad de las mujeres.
Vigo se volcó y las mujeres tomaron la calle

Si la manifestación del pasado domingo fue impresionante la de ayer, 8 de marzo, fue brutal. Fue más una superconcentración por todo el centro de Vigo que una marcha, ya que cuando la cabecera llegó a su meta, en la Porta do Sol, la cola seguía parada en la plaza de Portugal y ocupaba toda la calle Urzaiz y Policarpo Sanz. Más de 45.000 personas según los datos de la Policía Local.


Mientras, entre las manifestantes se coreaban canciones como "Non estamos tolas, faltan as mortas", "queremos emprego, traballo xa temos" o "non son mortas é feminicidio".


La gran manifestación cerró los actos de una jornada intensa que comenzó a la media noche con los paros de dos horas, el primero en el turno de noche (la huelga de 24 horas tuvo menos seguimiento). A las doce fueron las concentraciones en el centro de la ciudad que, de forma inesperada,  reunieron a miles de personas, que llegaron a improvisar una manifestación por Policarpo Sanz y Colón hasta el edificio de la Xunta, bien rodeado por efectivos policiales.


Con la parada de los turnos de tarde llegó la manifestación que cada año se convoca por el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, y se desbordaron todas las previsiones. Nadie quiso perder la oportunidad de estar en un momento histórico para el feminismo y numerosos colectivos sociales apoyaron la marcha.

Ocupar las calles


Al llegar a la Porta do Sol se leyó un manifiesto, en el que las mujeres reivindicaron "ocupar las calles" y constataron que "cada vez el 8M es más mayoritario".


"Esta huelga no es un punto de llegada", aseguraron en la lectura del manifiesto porque "no queremos seguir sometidas a salarios precarios y pedimos políticas públicas equitativas" y "permisos de maternidad y paternidad iguales", reclamaron las convocantes en el alegato final.


Para animar a las concentradas en la Porta do Sol aseguraron que "esta huelga feminista es un punto y seguido para seguir la lucha del movimiento feminista" y el resultado fue ayer una masiva respuesta que ellas señalan se produjo porque "juntas somos más fuertes".