VIGO

Una versión viguesa del viaje de Hanon, el cartaginés

Fernando Lillo, profesor del IES Santo Tomé, presentó ayer “Los jinetes del mar”, su cuarta novela ambientada en la Antigüedad

Atlantico 17
Atlantico 17
Una versión viguesa del viaje de Hanon, el cartaginés

 La Legión X Cohors I Falcata, del club de esgrima Falcata, precedió la llegada del profesor Fernando Lillo Redonet en el auditorio de Santo Tomé. Docente de latín y griego en el mismo centro, ayer cambió la tarima por el escenario para presentar su última novela, “Los jinetes del mar”, sobre el viaje del cartaginés Hanon. “La Antigüedad da para mucho y yo aporto la visión de un filólogo, algo diferente que la de un historiador”, indica el autor, que tras escribir sobre Teucro, Medulio y Séneca se ha dejado seducir por una historia del siglo V antes de Cristo.
“De Cartago, hasta la llegada de Aníbal, en el siglo III a. C, se sabe muy poco, el viaje de Hanon se conoce por un manuscrito griego del siglo IX que recogió un texto original púnico de una estela del templo de Baal, algunos piensan que fue real y otros que forma parte de la literatura de viajes”. Así, Lillo reconoce el uso de la imaginación para rellenar las lagunas en datos históricos y ofrecer un relato clásico de aventuras.
Aunque no hay fuentes escritas, la mayoría de los historiadores acepta que los cartaginenses llegaron al actual Camerún, por la ruta que después seguirían los navegantes portugueses. Aunque para Lillo, las teorías que los sitúan también en América ya son especulativas, afirma que sí está probado los contactos comerciales con el norte de Europa: “El hermano de Hanon llegó hasta el sur de Inglaterra y pasó por estas costas, de hecho en el castro de Punta do Vento, en Alcabre, se hallaron tres cipos que prueban los contactos primero con los fenicios y después con los cartaginenses.
El título de la novela, “Los jinetes del mar” está en relación con la portada donde aparece una proa en forma de cabeza de caballo: “Se desconoce como eran las embarcaciones cartaginense de aquella época, pero he querido hacer un guiño a los drakkar vikingos, con cabezas de dragón”, apunta el autor.
Junto a las cuatro novelas, Fernando Lillo firma también varias publicaciones divulgativas sobre la Antigüedad clásica, especialmente para escolares. Entre ellos se encuentran “El aprendiz de brujo y otros relatos de Grecia y Roma” (2006) o “Superhéroes griegos. Relatos de héroes de la antigua Grecia” (2016).