VIGO

El traslado de bolsas de ropa del Cunqueiro provoca un lío

Las auxiliares de enfermería, que hasta ahora no cumplían dicha misión, se negaron. El Sergas abre expedientes

La concentración en el Cunqueiro
La concentración en el Cunqueiro
El traslado de bolsas de ropa del Cunqueiro provoca un lío

 Otro conflicto está servido en el Cunqueiro tras dictar la dirección de la gerencia sanitaria de Vigo órdenes a las auxiliares de enfermería (denominadas TCAE) por las que en adelante tendrían que mover unos metros las bolsas de ropa sucia de las habitaciones generada en la atención a los enfermos a un punto de recogida cercano establecido. A lo que se negaron rotundamente: hasta ahora no cumplían dicha función, que hacía personal de la concesionaria de limpieza, que a su vez logró no realizarlo al no figurar de forma expresa en el contrato.  Las TCAE señalan que la suya es actividad sanitaria y consideran que el movimiento de la ropa sucia es del ámbito de la limpieza. Y por tanto, aseguraban ayer que será cuestión de la concesionaria, que tendrá que contratar personal, pero no su problema. 

Las bolsas con la ropa sin recoger

Las bolsas con la ropa sin recoger


Durante la mañana de ayer hicieron una asamblea y una concentración y se negaron a cumplir las órdenes al grito de "no es nuestra función".
 Consideran, además, que el Sergas trataría de ahorrarle dinero a la empresa concesionaria que se ocupa de la parte no sanitaria. 
Por su parte, la dirección hospitalaria viguesa citó una sentencia que ampararía su decisión, en concreto del Tribunal de Galicia sobre un problema similar en Ourense, que avala que depositar la ropa sucia en los puntos habilitados constituye una competencia nítidamente complementaria de los deberes estatutarios de "hacer las camas" o "realizar el aseo y limpieza de los enfermos", y que reconoce la responsabilidad de la dirección para atribuirles estas funciones

CARTA A CADA UNA
En todo caso, ayer por la tarde la gerencia sanitaria remitió a las TCAE instrucciones individualizadas y por escrito "atendiendo a su responsabilidad ineludible de garantizar la salud de los pacientes" recordándoles su deber de depositar la ropa en los puntos de recogida de las propias unidades de trabajo (distantes unos metros).  Además, decidió contratar, excepcionalmente, el número de TCAE necesario para garantizar la recogida de ropa y realizar la actividad que a lo largo del día no hubiera sido realizada por sus compañeras, preservando de este modo la seguridad de los pacientes. 
Por último, dio traslado a la Inspección de Servicios Sanitarios de los incidentes e incumplimientos del personal que no acató las órdenes por escrito en las unidades de pacientes críticos (oncología Infantil, Hematología- Trasplante, UCI o quirófanos).  n