LA PLAYA ES UNA DE LAS MÁS VISITADAS POR LAS FAMILIAS QUE PASAN EL DÍA CON SUS HIJOS

O Tombo do Gato, la conocida playa de La Fuente

Localizada en la parroquia del Alcabre, es uno de los arenales semiurbanos más visitados por los vigueses en los meses de verano, que conocen a la playa con el nombre de La Fuente más que por su nombre oficial. La playa denominada como Tombo de Gato es una de las más completas en cuanto a calidad y servicios de las Rías Baixas. Algo que tiene doble mérito si tenemos en cuenta que está situada en uno de los espacios más pequeños en comparación con otras playas vecinas como son Samil y O Vao.
O Tombo do Gato, la conocida playa de La Fuente
Ape-nas 180 metros son los que dispone de longitud esta zona, por tan sólo 25 metros de ancho. Siendo limítrofe con la siempre poblada playa de Samil, O Tombo de Gato ofrece un destino más pacífico y tranquilo donde es frecuente encontrarse a personas de elevada edad acompañando a sus nietos que juegan y disfrutan de una playa que casi no ofrece ningún peligro. Su arena es blanca y bastante fina, su agua es clara y fría con poco oleaje. Los costados del arenal están adornados por grandes rocas que son aprovechadas por algunos de los bañistas que posan allí su toalla para disfrutar del sol. Los valores de La Fuente fueron reconocidos con la entrega de la bandera azul teniendo en cuenta la calidad de su agua, el litoral en general, la seguridad de la zona, la información y la educación ambiental a los bañistas. Su accesibilidad es uno de los condicionantes que hacen a La Fuente un lugar especial. Se llega a ella a través de la avenida de Samil, mediante una rampa y escaleras situadas a ambos extremos del arenal. Hay tres líneas de autobuses, el C15, el C15B y el L10 que llegan con frecuencia a las paradas que están situadas pocos metros de la playa. playa dan cobijo a grandes grupos de bañistas que disfrutan del calor bajo el amparo de las abundantes palmeras de la zona. Algunos de los veraneantes prefieren estar tumbados en lo verde porque están más cómodos que en la arena ya que disfrutan de la sombra gratuita que ofrecen los árboles situados detrás de la playa. La zona central del césped acoge a la tradicional fuente de piedra que da nombre a la playa, a la derecha se observan las escaleras que bajan a la playa y a la izquierda la enorme rampa que también da acceso a ella. El amplio espacio es ideal para compartir momentos con los hijos o en compañía de los amigos. Es muy frecuente ver a grandes familias que se sitúan detrás de la playa a primera hora de la playa, para reservar un espacio entre la sombra donde pasar el día. Las familias vienen equipadas con el fin de disfrutar de la zona. Tumbonas, sombrillas, mesas y sillas posan en lo verde para acoger a los bañistas de la zona y turistas, muy frecuentes son las visitas a es¬ta zona de portugueses y ourensanos en los meses de verano. La inmediatez con la que se puede llegar a la playa para darse un chapuzón y el cobijo del sol que im¬pera en la zona, provocan que varios de los bañistas prefieran tum¬barse en el césped que en la arena Es muy habitual encontrarse parejas disfrutando de un poco de intimidad, niños jugando al fútbol o rebozándose en la hierba, jubilados jugando a las cartas y grandes familias disfrutando al mediodía de las tradicionales tortillas de patatas y ensaladillas para llenar el estómago acompañados de un buen vino o una cerveza. Sin duda, un espacio que ofrece garantías de pasar un día acogedor al frescor de la sombra.