VIGO

Prisión para un vigués por abuso sexual sobre 15 menores

'El Papi' creó un grupo de Whatsapp para intercambiar fotos pornográficas con los chicos

El detenido, ayer, en el juzgado.
El detenido, ayer, en el juzgado.
Prisión para un vigués por abuso sexual sobre 15 menores

Una investigación iniciada hace dos meses permitió a la Policía Nacional detener a un conocido hostelero de la ciudad como presunto autor de delitos de abuso sexual, pornografía infantil, exhibicionismo y provocación. Los agentes comprobaron que Carlos Viéitez Iglesias, de 40 años de edad, habría abusado supuestamente de al menos quince adolescentes entre los 14 y 15 años de edad. El Juzgado de Instrucción número 7 de Vigo decretó ayer su ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza, imputándole un delito contra la libertad sexual. Las investigaciones que se lleven a cabo a partir de ahora concretarán si se le acusa de abusos, exhibicionismo, provocación o corrupción de menores. La Policía aún tendrá que analizar toda la documentación incautada en los registros de la casa, negocio  y el barco del detenido para determinar si hay más víctimas de este hombre, uno de los mayores depredadores sexuales arrestados por las fuerzas de seguridad en la ciudad en los últimos años.
El detenido es un hombre muy conocido en la ciudad. Desde hace varios años  regentaba un restaurante situado en una de las zonas más exclusivas de Vigo y solía frecuentar los locales de moda de la ciudad. Carlos, "El Papi" como le llamaban los menores que forman el grupo que frecuentaba su casa y su barco, conducía un deportivo muy llamativo en el que solía invitar a pasear a sus víctimas, con las que también se dejaba ver sin ningún tipo de reparo tanto en su restaurante como en otros establecimientos exclusivos de Vigo. El acusado solía invitar a los menores a un barco, de nombre "Ipanema",  que tenía atracado en la dársena de A Laxe, donde les conminaba a quitarse la ropa para hacerles fotografías. También les llevaba a su piso en un barrio de Vigo, donde además de ponerles películas de carácter pronográfico les invitaba a desnudarse para hacerles fotografías. El hombre llegó a crear un grupo de WhatsApp con todas las víctimas con las que intercambiaba imágenes pornográficas. 
La investigación se inició hace dos meses en la comisaría de Vigo donde se recibió una información que alertaba sobre un adulto que se relacionaba con menores y les invitaba a subir a su vehículo deportivo de altas prestaciones. Con las primeras gestiones se confirmó que este extremo y se determinó que se trababa de un hombre de 40 años que poseía una vivienda en el centro y regentaba negocios de hostelería. Tras varias pesquisas los agentes averiguaron que el ahora detenido contactaba con varios jóvenes y amigos de estos, todos ellos menores de edad y residentes en la ciudad de Vigo, y que concertaba citas habitualmente en grupos pequeños. El detenido entablaba amistad con los adolescentes en varias cafeterías de la ciudad o en una bolera y cuando se había ganado su confianza, les invitaba y les seducía con el alto nivel de vida que llevaba. 

La Policía registró el barco