VIGO

Peinador estrena el sistema ILS de la máxima categoría

El equipo ya está activado después de ocho semanas. El nuevo permitirá mejorar el aterrizaje incluso en las peores condiciones. Hubo 165 vuelos y 21.000 viajeros perdidos

El ILS III colocado, el de máxima categoría.
El ILS III colocado, el de máxima categoría.
Peinador estrena el sistema ILS de la máxima categoría

nnnEl ILS (Sistema de Aterrizaje Instrumental) Categoría III del Aeropuerto de Vigo entró en servicio tras ocho semanas de trabajos por renovación de la instalación, según informó AENA. El ILS ha estado fuera de servicio debido a la necesaria sustitución de los equipos por acercarse el final de su vida útil y las obras han avanzado a buen ritmo, aunque finalmente culminaron en el plazo previsto debido a las dificultades del ente público para poder hacer el vuelo de calibración. El jueves finalizó la operación.
AENA destacó una vez más que la ejecución de las obras se planificó para los meses de mayo y junio por ser en los que históricamente, con los datos meteorológicos de los últimos siete años, se producen menos horas de baja visibilidad en el Aeropuerto de Vigo. Esta planificación se comunicó a principios de año a las compañías aéreas con el fin de que tuviesen en cuenta la desconexión del sistema en la programación de sus vuelos.
El sistema es de vital importancia para el Aeropuerto de Vigo ya que proporciona información a los pilotos en el momento del aterrizaje, cuando la visibilidad en el aeropuerto es baja y no permite hacer la maniobra de manera visual, lo que pasa con cierta frecuencia, incluso durante el verano, debido a la ubicación de Peinador en una meseta a unos 350 metros de altura.
Los nuevos equipos del ILS son de la Categoría III, la máxima de este tipo de sistemas, frente al II/III anterior, de prestaciones algo inferiores. De esta forma, el Aeropuerto de Vigo dispone de la más avanzada tecnología para proporcionar información a las aeronaves en vuelo y permitir al piloto operar con seguridad en las peores condiciones de visibilidad. Todo ello tendrá repercusión en la estadística al reducirse el riesgo de que haya   desvíos o cancelaciones y por tanto también en las garantías de las aerolíneas y pasajeros.
Finalmente, durante estas ocho semanas, un total de 165 vuelos han tenido que ser desviados o cancelados por las compañías aéreas debido a la baja visibilidad, de un total de 1.982 operaciones programadas en el aeropuerto de Vigo, lo que supone alrededor de un 8 por ciento de los vuelos y en torno a 21.000 pasajeros entre mayo y junio, según las cifras provisionales, que tendrán incidencia a la baja en la estadística. No obstante, el ejercicio va en positivo y en especial en verano, con un previsible incremento de la actividad en la terminal con los vuelos estacionales. Los próximos, en unos días a París y Londres.