FERNANDO CARRERA PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN DE CONSERVADORES DE ESPAÑA

“El patrimonio no solo está en las vitrinas de museos, está en la calle, y en los montes”

Fernando Carrera, ayer, durante su charla en Vigo.
Fernando Carrera, ayer, durante su charla en Vigo.
“El patrimonio no solo está en las vitrinas de museos, está en la calle, y en los montes”

nnn  Fernando Carrera (Coruña, 1962), arqueólogo y conservador, preside la Asociación de Conservadores Restauradores de España (ACRE). Docente en la Escola de Conservación e Restauración de Galicia, en Pontevedra, ayer, con motivo del Día Europeo de la Conservación (el 14 de octubre), dio una charla en Vigo sobre su especialidad científica, la preservación del arte megalítico en Galicia.

Su conferencia se engloba en el conjunto de iniciativas para divulgar la labor del conservador- restaurador. ¿A qué se debe el desconocimiento social de esta profesión?
La respuesta es difícil y compleja. El origen del problema tiene que ver con la falta de reconocimiento a nivel social del Patrimonio Cultural. Nadie duda del papel del médico porque la salud es esencial o del ingeniero porque necesitamos infraestructuras, pero el Patrimonio no es algo tan imprescindible. El problema llegará cuando ya no esté para las generaciones futuras.
¿Considera que los responsables de custodiar esos bienes tienen en cuenta la opinión de los conservadores?
Es una profesión más reciente frente a otras como la arqueología o la arquitectura. Las administraciones no siempre tiene las mismas prioridades y las leyes a veces resultan difíciles de implantar. Cuando hablamos de soluciones para nuestra profesión, nunca las separamos de las demandas a favor del patrimonio social como un recurso que se agota y que su preservación tiene que estar en manos de profesionales. Reclamamos que el mismo estatus que se otorga a las otras ramas.
¿Cómo es posible que con la sensibilización actual sigan pasando casos como el Ecce Homo?
Casos como el del Ecce Homo los denunciamos constantemente y reciben una respuesta sancionadora. Parece que las cosas están cambiando, se empieza a dar valor lo nuestro. Soy muy crítico porque hay un problema de fondo. Los conservadores nunca tuvimos participación directa en el diseño de las políticas de actuación. Según la legislación, cualquier actuación sobre el patrimonio cultural tiene que ser aprobado por la Administración pública, pero a veces no se pide permiso y no llega a su conocimiento, otras veces, no la realiza un profesional. Esto se combate con sentencias.
¿Qué solución hay para proteger eficientemente el Patrimonio?
Modificar las leyes para que regulen de forma más detallada por titulados. El Patrimonio cultural es propiedad de todos. Las medidas de protección están transferidas a las comunidades autónomas. Las sanciones por si solas no son eficaces porque no hay suficientes inspectores que vigilen las infracciones. Se necesitan políticas basadas en la ley y en las acciones para convertir la sociedad en gestora del patrimonio. Hay que incentivar la participación. Concellos, asociaciones, vecinos. El Patrimonio no solo está en las vitrinas de museos, está en la calle, en los montes. Pero faltan medidas que calen en la población. Las intervenciones tipo el Pórtico da Gloria están genial, pero mientras perdemos todos los días parte de la herencia rupestre, porque los petroglifos están desprotegidos.n