VIGO

Panificadora: 40 años sin uso

Después de cuatro décadas de cierre continúan surgiendo ideas para utilizar el antiguo edificio industrial en ruinas. Ahora el alcalde insta a Zona Franca a hacer una inversión

La antigua Panificadora, con sus característicos silos, un edificio convertido en ruina.
La antigua Panificadora, con sus característicos silos, un edificio convertido en ruina.
Panificadora: 40 años sin uso

nnn La  Panificadora lleva 40 años con las puertas cerradas y en estado de ruina avanzada. Algunos de sus elementos se han venido abajo, como la chimenea, e incluso ha perdido su protección tras anularse el Plan General de 2008, que definía el edificio como "una escultura urbana que define el perfil de la ciudad". En teoría, ahora podría incluso demolerse. Todos  los proyectos planteados para su desarrollo han fracasado: la construcción de una zona comercial en tiempos de Lois Castrillo y más recientemente su integración en un nuevo consistorio, idea lanzada por Abel Caballero y que se hizo carne en una maqueta de Moneo. Ayer, Caballero volvió a hace una propuesta, esta vez acometer de forma conjunta con Zona FRanca la "recuperación" del edificio.
Explicó que el consistorio local lleva estudiando este proceso "durante muchos años" y cree que ahora "es posible y que este es el momento".
Indicó que este proyecto será llevado a un pleno "excepcional y singular" de la Zona Franca a finales de agosto o principios de septiembre, para que este ente que "tiene un elevado nivel de recursos" los utilice "en una parte muy importante en el centro de la ciudad" y en la "recuperación de una pieza emblemática". En cambio, no explicó si llevará de nuevos a debate los presupuestos, sin cuya aprobación -rechazada en un pleno anterior, cuanto tenía mayoría, ahora recuperada por la delegada- resultaría poco posible su desarrollo. Defendió que el proyecto tiene que ser desarrollado por el Ayuntamiento y la Zona Franca de forma conjunta, aunque con "una parte mucho mayor" aportada desde el Consorcio, que "está bien dotado para hacer este tipo de cuestiones" y en su opinión, "lleva años descuidando a la ciudad".
Abel Caballero se quejó de que "otros alcaldes anteriores" dieron ventajas a los propietarios que ahora exigen una compensación y explicó que, actualmente, el Ayuntamiento se encuentra inmerso en "un diálogo permanente" con ellos, al que "algún gobierno anterior al mío dio edificabilidad", por lo que ve dos vías: "la negociación o la expropiación". La antigua Panificadora deberá acoger "actividades públicas de gran envergadura" con una biblioteca o espacios para movimientos sociales; oficinas, centros de investigación e incluso "pequeñas zonas residenciales".
Por su parte, desde Zona Franca se mantiene que se estudiará el asunto a fondo y con seriedad cuando sea trasladado de forma oficial a la delegada. n