VIGO

De Olivié a Andrade, la historia de una familia viguesa

La Casa del Libro acogerá la presentación de una biografía novelada que une apellidos de origen gallego, francés e irlandés

Lola Andrade dedicó su tercer libro a escribir sobre su familia.
Lola Andrade dedicó su tercer libro a escribir sobre su familia.
De Olivié a Andrade, la historia de una familia viguesa

 Lola Andrade Olivié (Vigo, 1957) pertenece a una familia numerosa. De sus diez hermanos, ocho continúan viviendo en Vigo, su ciudad natal, mientras otros dos eligieron, al igual que ella, Barcelona con ella. Coordinadora de talleres literarios, presentará el próximo 26 de julio su última publicación, una biografía novelada de su propia familia, “Madre e hija. De Casablanca a Vigo”. “La idea inicial era conocer los orígenes de mi madre y de mi abuela materna; necesitaba contestar algunas preguntas que se habían quedado sin respuesta”, explica la autora, quien comenzó un seguimiento por Irlanda, Marruecos, Cuba o Chile.

Blanca Olivié Butler, junto a su madre Lourdes Butler, protagonistas de la novela de Lola Andrade.

Blanca Olivié Butler, junto a su madre Lourdes Butler, protagonistas de la novela de Lola Andrade.


Sin embargo, la novela comienza con la llegada de una mujer viuda (su abuela) al puerto de Vigo en 1936, el día que estalla la Guerra Civil, por lo que los militares impiden el desembarco.
 Con el deseo de mantener el misterio hasta la presentación oficial que tendrá lugar en la Casa del Libro, Lola Andrade asegura que la historia le reservó muchas sorpresas. El punto de partida de rastreo fue el Concello de Vigo, donde su bisabuelo, Manuel Olivié Cousiño, descendiente de franceses asentados en la ciudad, fue secretario municipal a finales del siglo XIX. Su hijo, Javier Olivié, diplomático de carrera, fue destinado a Marruecos. En la localidad de Al- Jadica conoció a Lourdes Butler, descendiente de los exiliados irlandeses por la persecución religiosa que protagonizada por los ingleses en su país. Entra entonces, el segundo apellido y una nueva nacionalidad. Para recabar más datos, viajó a Málaga, donde reside el último superviviente de los Butler, con más de 80 años.


“La prematura muerte de mi abuelo materno en Marruecos desencadenó una serie de espinosos acontecimientos que dieron un giro drástico en la vida de mi familia, es cuando mi abuela decide trasladarse a la ciudad de su difundo marido con sus dos hijos pequeños, mi madre solo tenía 12 años”, explica la autora.
Con 93 años, Blanca Olivié Butler, su madre, fue fundamental en la recuperación de unos episodios poco claros en su historia familiar. Se instalaron en el edificio Bonín, junto a la familia Olivié, para después alquilar un piso. La trama finaliza con la entrada del tercer apellido, Andrade: “Dejo un final abierto a una posible segunda parte, este es el legado para mis sobrinos”.