UNOS 80 DESCENDIENTES DEL PIONERO DE LA INDUSTRIALIZACIÓN VIGUESA, ANTONIO ALONSO, SE REUNIERON EN EL NÁUTICO

Un mismo apellido que une a tres generaciones

Descendientes del pionero de la industrialización de Vigo, Antonio Alonso Santodomingo, fundador de la conservera 'Palacio del Oriente', se reunieron ayer en el Náutico para estrechar lazos familiares y recordar al hombre que creó tres de las empresas más importantes de la ciudad.
Un mismo apellido que une a tres generaciones
Asistieron alrededor de 80 personas procedentes de toda España e Inglaterra. Al encuentro no pudieron acudir los “Alonso” residentes en Japón, Australia y Estados Unidos.

Esta es la primera vez que los sucesores de Antonio Alonso se reúnen para intercambiar recuerdos. Eduardo Alonso, organizador de la reunión familiar, comentaba que “para muchos esta será la primera vez que se conozcan ya que una rama de la familia se trasladó a Inglaterra y sus hijos ya hicieron allí su vida, por lo que nunca nos encontramos hasta ahora”.

La idea de organizar esta reunión familiar surgió 'en una conversación en la que se planteó la posibilidad de juntar a las dos ramas de la familia', explica Eduardo, motor de esta iniciativa que logró que los descendientes del industrial pudieran disfrutar de los recuerdos compartidos. Antonio Alonso tuvo cinco hijos y 31 nietos. Fueron precisamente éstos y sus descendientes quienes llenaron los salones del Náutico presididos por las fotos de sus antepasados. En total tres generaciones que tienen en común formar parte de una de las familias pioneras del sector conservero e industrial de la ciudad como Palacio de Oriente, que continúa su actividad y sigue en manos de uno de los descendientes del fundador, y 'La Artística' y 'La Metalúrgica', proyectos nacidos en los primeros años del siglo pasado y en los que Antonio Alonso era cofundador y de los que se desvinculó. Uno de los puntos más complicados a la hora de organizar la reunión fue conseguir compaginar las agendas de los cerca de ochenta participantes, algunos de los cuales viven en Reino Unido, como es el caso de varios de los hijos de Guillermina Alonso, que se casó con el cónsul del Uruguay fundando la rama de los Martínez. El espíritu viajero del clan familiar también ha seguido en generaciones más jóvenes, que han puesto rumbo por motivos profesionales a países como Japón, Estados Unidos y Australia. Fue precisamente este grupo el que faltó a la cita por problemas de calendario. El encuentro fue 'una reunión muy agradable y bonita en la que todos pudimos conocernos un poco mejor', explica Eduardo, que para identificar mejor a todos los participantes creó unas originales tarjetas de presentación en la que aparecía la filiación de cada uno de los asistentes.