VIGO

Los juzgados tardarán hasta un año en recuperarse del paro

El colapso se agrava con cerca de 800 juicios suspendidos y el bloqueo de trámites

Funcionarios, ayer en el desayuno solidario.
Funcionarios, ayer en el desayuno solidario.
Los juzgados tardarán hasta un año en recuperarse del paro

El conflicto que mantienen funcionarios judiciales y Xunta ha llegado a un callejón sin salida. Tras romperse de nuevo las negociaciones, la situación comienza a complicarse por la acumulación de juicios sin celebrar y de asuntos  y trámites bloqueados.
En Vigo, el sector judicial teme  lo que se le viene encima cuando finalice la huelga, algo que por el momento no parece que vaya a ocurrir. En once días de paro, el número de vistas suspendidas ronda las 800 lo que obliga a retrasar los nuevos señalamientos en el mejor de los casos un mes y en el peor hasta diciembre, como el caso del juzgado Social 3. 
Los servicios mínimos sólo dan trámite a las causas urgentes pero incluso hasta en Familia, según explican desde esta jurisdicción, “han dejado de entrar asuntos”. 
Jueces, fiscales y letrados de la Administración de Justicia consultados por este diario admiten que el seguimiento sigue siendo alto, a pesar de que hay funcionarios que se han ido reincorporando a sus puestos de trabajo. Ayer, en la segunda semana de paro, volvieron a suspenderse la mayoría de juicios.  No obstante, todos los citados deben comparecer y después marcharse sin haber celebrado lo que ha provocado las primeras quejas de usuarios.
A la espera de que se vuelvan a retomar las negociaciones, los funcionarios realizaron una nueva movilización para hacer visible sus reivindicaciones, en forma de desayuno solidario para todos los usuarios de los juzgados. El personal llevó café, chocolate y todo tipo de dulces, y se colaboró con la ONG Vida Digna. “Vamos a aguantar hasta el final”, explicaban mientras lamentaban que la Xunta no haya avanzado en sus propuestas.
Por su parte, el  conselleiro Alfonso Rueda  instó ayer a los sindicatos, a recapacitar y volver a sentarse,  aunque puso en duda  su intención de llegar a un acuerdo”.