El HAC colabora en un sistema de apoyo a la decision médica

La empresa Sivsa Soluciones informáticas lidera un proyecto en el que participa Gradiant

Helena Fernández, primera por la derecha, con parte del equipo de eSalud de Gradiant.
Helena Fernández, primera por la derecha, con parte del equipo de eSalud de Gradiant.
El HAC colabora en un sistema de apoyo a la decision médica

nnn  El Centro Tecnológico de Telecomunicaciones de Galicia (Gradiant) cuenta desde hace tres años con un área de salud que está desarrollando “sistemas de apoyo a la decisión clínica” para los profesionales sanitarios  y también trabajan en la creación de herramientas que permiten descubrir los flujos de una organización sanitaria de tal forma que se puedan corregir cuellos de botella o desviaciones que no se apreciaban a simple vista, entre otras funciones. 
Son solo dos de los proyectos en los que trabaja el área de eSalud que lidera Helena Fernández y que tiene otras líneas de trabajo, como el procesado de datos biomédicos, enre otras. Colaboran con las empresas, con las tres universidades gallegas y del resto de España y con las tres fundaciones biomédicas gallegas: Galicia Sur, con sede en el Cunqueiro, Ramón Domínguez (Santiago) y Novóa Santos (A Coruña). Recuerdan que ellos no crean productos  finales, sino que colaboran con las empreas para desarrollar tecnologías que se incorporan en sus productos.
En el primer ejemplo, Gradiant trabaja para la empresa Sivsa Soluciones Informáticas, que lidera el proyecto “Sadas” cofinanciado por el Ministerio de Economía y el FEDER dentro de la convocatoria Retos. En esta iniciativa participa también la Fundación Biomédica Galicia Sur porque se trata de crear dos demostradores antes de marzo de 2018 para ayudar en las decisiones que toman los profesionales sanitarios. Por ahora se centran en el ámbito de la cardiología, en la prevención del deterioro cognitivo  y en el diagnóstico de enfermedades neurometabólicas. Helena Fernández asegura que el médico puede tomar solo estas decisiones, pero estos sistemas ayudan a que  estas decisiones sean más rápidas y por otro lado puede aumentar la seguridad del paciente. Un caso de consulta sería por ejemplo ante un medicamento que se quiere prescribir, el sistema recoge la información disponible y la relaciona con los datos de ese paciente que puede tener diabetes o que ya toma varios medicamentos más para decidir si es recomendable o no. Las utilidades son múltiples. También puede aportar al instante la información disponible por ejemplo sobre un medicamento nuevo que quiere usar el facultativo, con los artículos científicos y estudios clínicos que se han hecho, o se podría programar el sistema  para que salten las reglas a seguir si llega un paciente por ejemplo con un infarto o para que salte una alerta si el profesional olvidó algún paso.
Una de las principales dificultades está en el diseño de sistemas que puedan ser interoperables y para ello “hacemos uso de estándares innovadores que permitan su acoplamiento a casi cualquier sisgtema de información hospitalaria, así como a dispositivos médicos conectados y otros sensores”.-