VIGO

Las fiestas clandestinas, una ilegalidad en aumento

La Federación de Empresarios de Salas de Fiesta duda de las condiciones del Auditorio del Mar para una fiesta de Fin de Año

Las fiestas de Fin de Año, próxima cita de las Navidades. En imagen la de 2016 en Traviesas.
Las fiestas de Fin de Año, próxima cita de las Navidades. En imagen la de 2016 en Traviesas.
Las fiestas clandestinas, una ilegalidad en aumento

 Desde mediados de mes de diciembre hasta el 6 de enero, el día de Reyes, la Federación de Asociaciones Provinciales de Empresarios de Salas de Fiesta, Baile y Discotecas de Galicia (Fesdiga) prevé un aumento de las fiestas ilegales con motivo de las celebraciones navideñas, sobre todo durante la noche de Fin de Año.
La normativa vigente no considera ilegal las fiestas privadas de amigos o el hecho de que una asociación alquile un local para la realización de una fiesta privada. Sin embargo, el cobro de entradas o consumiciones y la apertura a todo el público supondría que la celebración debería poseer ciertos permisos, además de reunir condiciones de seguridad requeridas.
A falta de cifras oficiales, el presidente del Fesdiga, Samuel Pousada,  asegura que, en los últimos años, se ha producido un aumento clarísimo de estas fiestas públicas de carácter clandestino que, a pesar de estar cerradas a un grupo concreto, cometen la irresponsabilidad de abrirla para cualquiera que quiera entrar.
"A una fiesta, si es privada, la normativa no le exige nada", ha afirmado en declaraciones a Europa Press. En este sentido, Pousada ha alertado de que esta falta de control, si se convierte en algo abierto al público y, por tanto, ilegal, supone un "mayor peligro" para las personas que asisten. Además, considera que esta actividad se correspondería con una competencia desleal, ya que el ánimo de lucro "requiere pagar todos los impuestos y declarar" a Hacienda lo percibido.
 Con el efecto de Madrid Arena ya casi diluido, Fesdiga alerta también del aumento, por parte de los ayuntamientos, de la cesión de los espacios públicos para la celebración de estos eventos. En concreto, su presidente se ha referido al Consistorio de Vigo , que todo los años suele ceder el Auditorio Mar de Vigo para la organización de una fiesta de Nochevieja en el recibidor.  Pousada duda de su acondicionamiento para estos eventos, puesto que es "un espacio público ambientado para escuchar un concierto de música". "No creo que nadie en el Ayuntamiento de Vigo se atreva a firmar un informe conforme el sitio cumple los requisitos para hacer una macrofiesta", defiende. Sin embargo, el ex decano del Colegio de Abogados de Santiago,  Evaristo Noriega,  ve que "si el local tiene las medidas de seguridad y el Ayuntamiento concede la autorización, no hay ningún tipo de problema".