VIGO

La esclerosis múltiple afecta a 600 personas en el área

El Cunqueiro pone en marcha un curso para mejorar la calidad de vida de los pacientes para una enfermedad sin cura

El equipo que dará mañana el curso en el hospital Álvaro Cunqueiro.
El equipo que dará mañana el curso en el hospital Álvaro Cunqueiro.
La esclerosis múltiple afecta a 600 personas en el área

 Neurólogas de Vigo  impartirán en el Cunqueiro un curso de actualización sobre la esclerosis múltiple (EM), dirigido al personal sanitario de Atención Primaria del área, tanto facultativos como profesionales de enfermería de los centros de salud. Es la enfermedad del sistema nervioso más común entre adultos nuevos y supone la segunda causa de discapacidad en personas jóvenes, sólo por detrás de los accidentes de tráfico. Se desconoce su origen y tampoco tiene cura conocida. El principal objetivo del curso, en el Hospital Álvaro Cunqueiro, pasa por estrechar la coordinación entre los dos niveles asistenciales, el fin de conseguir mejoras en el abordaje de la enfermedad.
“Los últimos avances en el conocimiento de la esclerosis múltiple otorgan cada vez mayor importancia al diagnóstico precoz y al uso de medicamentos específicos, mejorando el pronóstico”, afirma la doctora Marta Aguado, ponente con la doctora Elena Álvarez.
La doctora Aguado aclara que “los nuevos fármacos que aparecieron en los últimos años se dispensan, en su mayoría, en el hospital y son medicamentos que necesitan de un control de riesgos; por ese motivo, es bueno que los médicos de Familia de los pacientes puedan implicarse en ese control”. De hecho hay medicamentos que, en su tratamiento más agresivo, pueden conseguir un control de la enfermedad de hasta el 80%.
La Unidad de Esclerosis Múltiple de Vigo atiende a casi 600 pacientes que sufren esta enfermedad del Sistema Nervioso Central en el área sanitario de Vigo.
“La EM es una enfermedad crónica que cursa en brotes que no siempre se recuperan por completo y progresivamente puede ir aumentando la discapacidad de los pacientes con uno deterioro progresivo de la calidad de vida”, explica la  neuróloga  Marta Aguado.