VIGO

Los embalses caen el 60% en 5 meses

Zamáns alcanza su nivel histórico más bajo en el siglo al caer hasta el 38 por ciento de su capacidad mientras el embalse de Eiras roza el 41 por ciento, también en sus mínimos históricos

La presa de Zamáns ayer, con el nivel del agua por debajo del 40 por ciento. Eiras se encuentra al 41,6 por ciento, según Augas de Galicia.
La presa de Zamáns ayer, con el nivel del agua por debajo del 40 por ciento. Eiras se encuentra al 41,6 por ciento, según Augas de Galicia.
Los embalses caen el 60% en 5 meses

 En tan sólo cinco meses los embalses de Vigo han pasado de estar prácticamente al 100 por cien de su capacidad a bajar al 40 por ciento debido a la larga sequía, que ha encadenado una primavera, un verano y un otoño con una cantidad ínfima de lluvias, con abril de mejor exponente al certificarse el más seco de la serie histórica controlada. Lo que unido al pronóstico meteorológico para noviembre señala que lo que parecía imposible hace dos mese se ha convertido en un panorama plausible: la posibilidad de una restricción severa del abastecimiento. Vigo está en prealerta desde hace casi un año y en alerta desde septiembre. El 1 de diciembre, si nada cambia, entrará en la fase anterior a la emergencia, con agua para apenas 70 días, lo que obligaría a realizar mayores sacrificios, comenzando por el uso industrial. Para que nada de esto suceda será necesario contar con dos semanas de lluvias intensas para recuperar el 50 o 60 por ciento de ocupación y comenzar a normalizar un año donde las precipitaciones han sido un tercio de lo habitual. 
Eiras, en Fornelos, se encontraba ayer al 41,6 por ciento, lo que quiere decir que en una semana ha perdido dos puntos, menos que en otras ocasiones debido a dos circunstancias: una reducción significativa del consumo (un tres por ciento, según los cálculos municipales) y que al comenzar el otoño bajan las temperaturas, lo que lleva a una menor evaporación. La presa abastece a la mayor parte del área metropolitana, incluyendo Cangas, Moaña, Redondela, Soutomaior y Porriño, ayuntamientos que ayer acudieron a la reunión técnica con Augas de Galicia para reducir consumo.
Por su parte, Zamáns, diez veces más pequeño, se encuentra al 38,3, de nuevo tres puntos menos que hace una semana, según los datos de Augas de Galicia. Es la cifra más baja de ocupación del embalse al menos en todo el siglo y la incorporación de Baiona a la red de suministro viguesa hará que baje con mayor rapidez. Zamáns surte a Nigrán y a una pequeña parte de Vigo. Y a partir del 15 por ciento el agua tiene problemas de potabilidad por el exceso de barro. 
Por su parte la presa propia de Baiona , diez veces inferior a Zamáns, está ya prácticamente agotada al caer hasta el 20 por ciento de su capacidad, lo que obligó a la conexión a Vigo. 

sin lluvias antes de una semana en otro mes seco

La previsión de Meteogalicia no es  optimista y considera probable que la influencia del anticiclón se  mantenga durante al menos otra semana, así que habría que esperar hasta el 21 o 22 para que comenzaran las lluvias en otro mes seco. Noviembre se inició con 55 litros por metro cuadrado recogidos en Vigo,  y ni una gota más. En un noviembre normal pueden caer 150 litros o más, y en Fornelos, donde se encuentra Eiras, alcanzar 300 litros con cierta facilidad.