VIGO

Dragones, drones y otras cuentas en la reválida de sexto

La Xunta cifra en un 60% la participación y en Vigo no llegó al 20% en centros públicos

En el colegio Mosteiro-Bembrive no acudió ayer a clase ningún alumno de sexto de Primaria.
En el colegio Mosteiro-Bembrive no acudió ayer a clase ningún alumno de sexto de Primaria.
Dragones, drones y otras cuentas en la reválida de sexto

La Consellería de Educación cifró ayer en un 60% la participación del alumnado de sexto de Primaria de toda Galicia en el primer día de la reválida, que continúa hoy y mañana en los centros educativos. Por su parte, la Plataforma Galega en Defensa do Ensino Público dijo que no la habían hecho cuatro de cada cinco niños gallegos. La prueba se desarrolló sin incidencias. El conselleiro de Educación, Román Rodríguez, reiteró ayer que ni computa en la nota del alumno ni habrá ránking de centros, y que servirá solo para introducir mejoras en los centros.
 En Vigo, la Federación Olívica de Asociaciones de Padres (Foanpas) cifró en un 87% el porcentaje de alumnos de centros públicos que no fueron ayer a clase para no tener que someterse a la reválida. En colegios como el Mosteiro-Bembrive no acudió ningún alumno, como ya había sucedido con la reválida de 3º de Primaria el curso pasado. El seguimiento fue muy distinto en los colegios concertados, con aulas llenas en muchos casos (salvo dos o tres alumnos que alegaron enfermedad) y otros colegios en cambio con la mitad de los alumnos de baja. Foanpas organizó actividades extraescolares para los alumnos que no fueron a clase para facilitar la conciliación laboral y familiar: ayer con una visita al Museo Liste, hoy al zoo y mañana a Castrelos. Consideran que se confirma el rechazo a estas pruebas y auguran un absentismo mayor en la reválida de 3º del 24 y 25 de mayo.
El examen de ayer fue el de competencias lingüísticas en castellano y matemáticas, mientras que hoy toca gallego y ciencias y mañana inglés. Muchos centros ensayaron las pruebas en clase estos días y dejaron los deberes a un lado para que los niños se centrasen en la reválida. A muchos no les pareció difícil (“no cansa, casi todo es tipo test”), pero en Matemáticas dijeron que habían caído preguntas de temas que aún no habían dado en su centro. Lengua se dividió en dos partes, la primera hora con cinco textos, dos de ellos orales, para demostrar la comprensión lectora en un examen tipo test. Uno de estos textos describía como era un dragón, mientras que otro texto explicaba para qué se usan los drones y un tercero era de “La historia interminable” (Michael Ende) según explicó a la salida un alumno. Tras un descanso de quince minutos, llegaba la segunda parte del examen de lengua en este caso con dos propuestas para que los alumnos creasen una historia con unos requisitos para que demostrasen sus destrezas lingüísticas. Una de ellas se basaba en unas fotos en las que aparecía “una abuela con una cesta vacía, una gallina en un corral,  una abuela que manejaba por radiocontrol un gallo para despistar a las gallinas y poder robar el huevo”. La segunda historia que tenían que imaginar, contextualizar y escribir partía de una botella con un mensaje dentro. 
La reválida de 6º de Primaria llega también con un cuestionario que deben cubrir los padres y entregar esta semana, con datos sobre los estudios que tienen los progenitores, si tienen jornada parcial o completa, cuántas horas dedica el niño al estudio, o cuántos dispositivos móviles hay en casa.