60 AÑOS DEL CONSERVATORIO

El Conservatorio nació en pisos hasta llegar al chalé del Castro

La Sociedad Filarmónica de Vigo impulsó la creación de un centro elemental en 1956

Primer conservatorio en Velázquez Moreno con Ronda
Primer conservatorio en Velázquez Moreno con Ronda
El Conservatorio nació en pisos hasta llegar al chalé del Castro

 “Con la mayor ilusión asisto al acto de inauguración del Conservatorio Elemental de Música, estimando que con este centro el Ayuntamiento de Vigo contribuye de una manera eficaz al progreso cultural de nuestra ciudad (25 de octubre de 1956)”. Con la dedicatoria del alcalde Tomás Pérez Lorente arranca el libro de la catedrática de piano y directora Josefa Estarque “50 años del Conservatorio de Vigo”, que editó en fecha reciente la Diputación de Pontevedra.
Son 170 páginas que relatan la historia de un centro que en palabras del ex director Roberto Relova “reflejan la constante lucha de una sociedad por convertirse en referente”. La iniciativa partió de la Sociedad Filarmónica de Vigo, que daba clases de música, y del concejal Manuel Dorda. Su primera sede estuvo en el antiguo edificio de Hacienda, propiedad de la Caja de Ahorros Municipal de Vigo, en la calle Velázquez Moreno 52. El primer director fue Jesús Fernández de Yepes-Cotte, un pianista madrileño integrante del Trío Corvino, y contaba con 153 alumnos. El conservatorio, que dependía administrativamente del Concello, fue creciendo y ya entonces ejercía como centro cultural, con conciertos, charlas y recitales, en unos años en los que la ciudad experimentaba un renacer cultural.
En 1964 se produce un cambio de sede porque la Caja de Ahorros reclamaba el edificio para abrir el Club de Jubilados y otras dependencias. Se instalaron en Policarpo Sanz 24, donde hoy se ubica el Centro Social y donde ocupaban dos pisos y una buhardilla.
Posteriormente cuando se tramita la solicitud del grado  profesional, el Ayuntamiento alquila en la calle Queipo de Llano (hoy calle Progreso) tres pisos más.
Un decreto de 1975 otorgó el grado profesional al Conservatorio de Vigo. En ese momento había 1.024 alumnos matriculados y es entonces cuando asume el relevo Josefa Estarque en la dirección. Se crean filiales del conservatorio en seis municipios y se intensifica la actividad cultural del centro. El Conservatorio llegó a tener 3.000 alumnos. Con el alcalde Manuel Soto se  realiza la compra del chalé de la familia Álvarez en el Castro  y se hizo una fuerte inversión en su reforma. Abrió en 1982.