VIGO

El Concello hará una nueva calle para un colegio en Comesaña

Enviará la documentación a la Xunta para aplicar la "Ley Vigo" en una obra que ve urgente

Abel Caballero muestra dónde irá la nueva calle.
Abel Caballero muestra dónde irá la nueva calle.
El Concello hará una nueva calle para un colegio en Comesaña

nnn Vigo tendrá una nueva calle que irá desde la carretera de Camposancos (a la altura de la central de Vitrasa) al colegio Párroco Don Camilo, en San Andrés de Comesaña. La Gerencia de Urbanismo incoará el expediente el jueves, que permitirá que por fin lleguen los autobuses hasta el centro escolar, algo que en este momento es imposible por lo estrecho del vial.
El alcalde Abel Caballero explicó ayer los pormenores del proyecto, que será remitido de inmediato a la Xunta para que pueda ser tramitado por la "Ley Vigo", ante la situación de anulación del PGOM que impide cualquier desarrollo.
Caballero señaló, al presentar el plan para esta nueva calle, que "los niños entran por accesos sin aceras, compartiendo carretera con autobuses y coches y ningún gobierno anterior contempló un vial de acceso, ni siquiera en el Plan del 2008". El alcalde describió "una situación calamitosa de un importante colegio público". En este sentido precisó que el nuevo vial contará con aceras y dos carriles de circulación, así como una línea de aparcamientos.
También avanzó que el Concello tendrá que expropiar más de dos mil metros cuadrados en 14 parcelas y el coste total ascenderá a 250.000 euros, de los que 180.000 corresponden a la obra y 60.000 euros a las expropiaciones.
El plazo de ejecución de la obra será de cuatro meses, lo que permitirá que "el colegio pase de un callejón de entrada a tener un vial de acceso que debe tener un colegio en 2018", subrayó Caballero.

los buses no pueden llegar
El proyecto justifica la urgencia de la ejecución del vial por "la situación de peligro que genera la coexistencia de tráfico peatonal de menores y el de vehículos, además de la imposibilidad física de que los autobuses escolares puedan llegar al colegio", precisa.
El vial que ahora mismo usan los escolares tiene zonas de menos de cuatro metros y los autobuses tienen que parar en una parcela municipal situada antes del centro escolar. Además, en los horarios de entrada y salida de alumnos la situación se complica con la llegada a la zona de vehículos particulares, especialmente en días de lluvia, que coexisten con los escolares de este centro que tienen entre 3 y 12 años. n