VIGO

Cirujanos de Povisa reimplantan la mano a un albañil tras un accidente laboral con una máquina de cortar madera

El varón se seccionó la palma de la mano hasta quedar solo el pulgar, y tras una operación de 7 horas ya puede mover ligeramente los dedos

El doctor Enrique Moledo con el paciente Jesús Lago en Povisa
El doctor Enrique Moledo con el paciente Jesús Lago en Povisa
Cirujanos de Povisa reimplantan la mano a un albañil tras un accidente laboral con una máquina de cortar madera

El equipo de Cirugía Plástica y Reconstructora del Hospital de Povisa, en Vigo, ha reimplantado "con éxito" una mano a un albañil y carpintero de 53 años, Jesús Lago de la Fuente, que la perdió en un accidente laboral la pasada Semana Santa, cuando la máquina de cortar madera que manipulaba le seccionó la palma de la mano izquierda dejándole solo el pulgar.

Tal y como ha informado el hospital, el paciente, que trabajaba en la noche del Viernes Santo en su taller ubicado en la localidad lucense de As Nogais, logró mantener la calma suficiente para pedir ayuda a sus familiares e indicarles que metiesen su extremidad perdida en hielo hasta la llegada de la ambulancia.

Inicialmente, el hombre fue trasladado al Hospital Universitario Lucus Augusti (Hula), pero al cabo de unas horas fue derivado a Povisa, donde fue intervenido en la mañana del sábado durante siete horas por el equipo que dirige el doctor Enrique Moledo, que pudo reparar y unir venas, arterias, tendones flexores y extensores, nervios y músculos de la mano.

La intervención, ha asegurado el hospital --que realiza unos 50 reimplantes de "enorme complejidad" al año y está "altamente especializado" en micro y macro reimplantes--, resultó "un éxito" y, aunque el paciente precisará de un largo periodo de rehabilitación, tres semanas después del accidente "ya puede mover ligeramente los dedos" y se prevé que sea dado de alta este sábado.

REIMPLANTE DE UN BRAZO EN 2016

Con ello, equipo de Cirugía Plástica y Reconstructora de Povisa "ha vuelto a protagonizar un hito médico", que se suma al realizado el pasado año, cuando un equipo multidisciplinar logró reimplantar a un joven, Óscar González, el brazo que se seccionó con las palas de una amasadora de hormigón.

Povisa ha indicado que a día de hoy Óscar González, que en el momento de los hechos estaba trabajando en las obras del AVE en el municipio ourensano de Laza, "hace vida normal y es capaz incluso de cargar pesos con el brazo operado".