JUICIO POR EL ACCIDENTE DE UN CICLISTA EN EL MONTE ALBA

“Si se cayó, que se levante. ¿No queríais piedras para saltar?”

Un ciclista y vecino de Valladares declara en el juicio que el acusado José C. le confesó que él había colocado los obstáculos, “¿lo hice yo, qué pasa? estoy harto de vosotros”

Los cuatro acusados escucharon ayer las declaraciones de los testigos que estuvieron en Monte Alba.
Los cuatro acusados escucharon ayer las declaraciones de los testigos que estuvieron en Monte Alba.
“Si se cayó, que se levante. ¿No queríais piedras para saltar?”

La segunda jornada del juicio que se sigue en la sección quinta de la Audiencia contra cuatro trabajadores de la Comunidad de Montes de Valladares por el accidente que dejó parapléjico a un ciclista estuvo marcada por las declaraciones de los testigos.
Ante la sala fueron sometidos a interrogatorio los ciclistas que el día del accidente, en septiembre de 2014, estuvieron en el Monte Alba y aseguraron en su día haber visto a los comuneros en la zona.
El testimonio más esperado fue el de un ciclista y vecino de Valladares quien asegura que ese mismo día mantuvo un enfrentamiento con el que entonces era vicepresidente segundo de la comunidad de Montes, el acusado José C. durante el cuál éste le habría confesado que  colocó obstáculos. Según reconoció este joven, conoce al acusado por ser vecino y la relación entre ambos no es muy buena. 
El testigo describió el lugar del accidente como “un camino de toda la vida, donde vamos con la bici desde que tenía 13 años”. Aseguró que el  día en el que Diego tuvo el fatal accidente le llamó un ciclista, “me dijo que estaban talando árboles, dejándolos a la mitad para que cayeran sobre el camino, así que cuando terminé de trabajar fui a la comunidad de Montes a pedir explicaciones de por qué estaban tapando el acceso”. La presidenta llamó al acusado porque ella desconocía la situación y fue allí cuando se produjo una discusión entre ambos. “Le dije que por qué estaban tapando el camino y reventándolo todo y me contestó : ‘Sí, fui yo, ¿qué pasa? El monte es nuestro, no vuestro y estoy harto de vosotros’”. Minutos después fue cuando el testigo recibió por teléfono la noticia del accidente de Diego, “vino otro compañero muy nervioso a contar que se había caído y José respondió, ‘si se cayó, que se levante ¿no queríais piedras para saltar? pues os he hecho un favor”.
Afirmó conocerse el camino como la palma de su mano y “la piedra fue movida para ponerla justo al terminar el salto. El hueco de la piedra estaba unos metros más abajo y las piedras no ruedan hacia arriba, estaba claro que alguien la puso allí”, señaló durante su declaración.n