VIGO

Las canguros del Concello hacen 3.500 servicios al año

El programa vigués es pionero y permite a las madres ir a un curso, a una entrevista de trabajo o que le lleven a los niños al cole

Montserrat Lamas es la coordinadora del programa de canguros del Concello.
Montserrat Lamas es la coordinadora del programa de canguros del Concello.
Las canguros del Concello hacen 3.500 servicios al año

nnn Si hay un servicio del Concello que facilita la vida a las madres es el de las canguros. Su nombre oficial es Servicio municipal de atención domiciliaria de la infancia (SADI) y permite a las madres ir a una entrevista de trabajo, hacer un curso, ir al médico, hacer una gestión o cubrir ese hueco imposible de atender cuando los niños están de vacaciones. 
El año pasado se realizaron 3.557 servicios, de los que 3.506 fueron a mujeres y 51 a colectivos, casi 10.000 horas de atención a menores, y los meses con más demandas fueron el principio del verano, cuando acaba el cole, y el principio del otoño, cuando los pequeños retoman su actividad.
La Asociación de Mulleres Progresistas gestiona el servicio municipal, que es pionero, desde 1991 y el objetivo es favorecer la formación y el acceso al empleo de las mujeres evitando que el cuidado de los hijos lo dificulte, en definitiva trabajar por la igualdad de oportunidades.
La inclusión de las mujeres en el programa la decide el propio Concello, a través de las trabajadoras sociales del Centro Municipal de Información dos Dereitos da Muller, “nos mandan la petición y nos ponemos en contacto con la usuaria en 24 horas, aunque si el caso es urgente antes”, explica Montserrat Lamas, coordinadora del programa, que cree que “es un proyecto muy importante” porque facilita la vida a muchas mujeres.
Con el aval del Concello, las personas que se encargan de cuidar a los menores cuentan con ciclo superior de Educación Infantil o de Magisterio y algunas especializadas en educación especial, además de pasar un curso formativo anual de actualización.
“Las madres están muy contentas con el servicio, así lo reflejan en las encuestas de valoración, aunque algunas se quejan de que es poco tiempo, el máximo son 4 horas, para que ellas vayan con tranquilidad a un curso o a un trabajo. También piden el servicio de llevar a los niños al colegio a primera hora o recogerlos”, precisa la coordinadora. De hecho muchas repiten. “Se han dado casos de que una madre que pidió el servicio para ir a un curso y luego lo vuelve a pedir para la entrevista de trabajo o algunas cuidadoras se encuentran en sus primeras intervenciones con un bebé y cuando la madre vuelve a solicitar el servicio con un niño de 5 años”, lo que demuestra la confianza de las usuarias.
Montserrat Lamas pone en valor que la plantilla es fija, 17 personas, aunque tienen una lista de personas para cubrir los momentos de demanda punta o ir contratando más. 
En cuanto a las usuarias, después de tantos años con el programa observa que “cada vez son más jóvenes pero tienen más inquietudes de retomar sus estudios y trabajar”, explica. “Ellas se quedan tranquilas porque las personas que se quedan con sus hijos son profesionales”, subraya.
Los servicios a colectivos son de tipo guardería, es decir, la cuidadora va al centro donde se hace cargo de un grupo de menores de las mujeres que participan en una actividad. n