VIGO

El Campus acogió la Olimpiada de Biología con 105 concursantes

Los alumnos, ayer en una de las pruebas realizadas.
Los alumnos, ayer en una de las pruebas realizadas.
El Campus acogió la Olimpiada de Biología con 105 concursantes

n n n  Más de un centenar de estudiantes de enseñanza secundaria de toda Galicia se dieron cita ayer en el Campus de Vigo en la XIII fase autonómica de la Olimpíada Española de Biología. Los alumnos se enfrentaron a las diferentes pruebas de nivel, tanto teóricas cómo prácticas,  de las que saldrán los ganadores, que representarán a Galicia en la fase nacional, que se celebrará en Badajoz del 12 al 15 de abril de 2018.
Este evento, que fue organizado por la Asociación Olimpiada Española de Biología (OEB), el Colegio Oficial de Biólogos de Galicia (COBGA) y la Facultad de Biología de la Universidad de Vigo, tiene como objetivo fomentar los estudios relacionados con la Biología y promover el interés en la investigación científica entre los estudiantes del sistema educativo español. En total, participan 105 estudiantes de segundo de Bachillerato de 31 centros de secundaria de la comunidad autónoma gallega.
El certamen consistió en la resolución de una prueba teórica tipo test y una prueba práctica de laboratorio, con los contenidos de Biología de la ESO, y de primero y segundo de Bachillerato, centrados en la base molecular y fisicoquímica de la vida. La prueba de laboratorio es la primera vez que se celebra, para adecuarla a las pruebas nacionales e internacionales.
A lo largo de la mañana, el profesorado de los institutos inscritos participó una serie de actividades formativas conformadas por ponencias de docentes de la Universidad de Vigo. Esta programación es fruto del convenio firmado con la Consellería de Educación para que la preparación y acompañamiento del alumnado participante en la olimpíada disfrute de reconocimiento como actividad de innovación educativa. El objetivo es promover la formación de los docentes de enseñanza secundaria y su actualización metodológica y científico-tecnológica, así como fomentar en ellos la necesidad de un aprendizaje activo y participativo, donde se impulse el método científico y, por último, ampliar sus competencias profesionales mediante una formación idónea en innovación e investigación educativa.n