FESTA DA RECONQUISTA

“La base de la educación sexual de la juventud es la pornografía; yo enseño a desaprender”

Mercedes Oliveira fue propuesta Viguesa Distinguida por Marea.
Mercedes Oliveira fue propuesta Viguesa Distinguida por Marea.
“La base de la educación sexual de la juventud es la pornografía; yo enseño a desaprender”

  Mercedes Oliveira, conocida por todos como Chis, es profesora de Filosofía en el IES Alexandre Bóveda y formadora de adolescentes en Educación Sexual, actividad que le valió reconocimientos y  premios a nivel internacional. Hija del escultor Juan Oliveira (autor de los caballos de la Praza de España), reconoce que su padre habría estado encantado al ver que la nombran Viguesa Distinguida: “Habría significado mucho para él”.

¿Cómo valora el respaldo de los grupos políticos a la educación sexual a través de este galardón?
Me ha sorprendido, porque no estoy nada vinculada con ningún partido político, pese a que lo que yo hago está en los pilares de la política. Lo valoró muy positivamente. Es un placer que reconozcan el trabajo y la dedicación que llevamos haciendo durante mucho tiempo mis colaboradores y yo desde las barricadas. Es una forma de visibilizarlo.


¿Cómo se les habla de sexo a niños de 15 y 16 años?
Soy profesora de Filosofía y acoplo en el currículum los temas de la igualdad y la sexualidad en la medida en que pueden transformar el mundo. Llevo 30 años desarrollando un programa sistemático de Educación Sexual en 4º de la ESO de septiembre a junio. Aplicó las propuesta que incluyo en el libro “La educación sentimental. Una propuesta para adolescentes”. Partimos de la identidad y de la autoestima para llegar a una sexualidad desde la igualdad y para placer, no solo concebida para la reproducción. Cuando se trata este tema en las aulas suele ser para evitar riesgos como embarazos no deseados o la transmisión de enfermedades. Yo lo abordo desde el planteamiento del disfrute que da la seguridad.


¿Cómo reciben esta información alumnos en plena adolescencia?
Aunque sea un tema tabú, sí hablan de sexualidad, pero la base de la educación sexual de nuestra juventud es la pornografía, sobre todo en el caso de los chicos. Está llena de prejuicios, mitos y referencias machistas, y esto es algo que me gusta que vayan descubriendo ellos por sí mismos. Básicamente en mis clases enseño a desaprender lo aprendido. De entrada lo reciben con sorpresa, después hay algunos que responden a mis propuestas con cierto rebote. Pasa el tiempo y se familiarizan con el tema. Se vuelven más críticos. Poco a poco van aceptando estas visiones y cuando me doy cuenta entran en el Comando da Igualdade.


¿Qué es el Comando da Igualdade?
Es una iniciativa sociológicamente muy importante. Es un grupo del alumnos del instituto que forman los que pasaron por mis clases, que hablan sobre el sexo desde la igualdad, el placer y la responsabilidad. Van a dar charlas y abordan la violencia de género, el acoso o la identidad sexual. 


¿Y los padres cómo reaccionan ante estos contenidos?
Doy formación al profesorado sobre cómo impartir educación sexual y siempre aparece este fantasma, tienen miedo a la reacción de las familias. En 30 años nunca tuve el más mínimo problema. Padres y madres se muestran muy agradecidos, porque no saben como enfrentar el tema. Además existe un efecto secundario y es que desde las clases llevan el tema a casa.


¿Una sexualidad en igualdad es una buena herramienta contra la violencia de género?
Mis alumnos dicen que la mejor vacuna contra los malos tratos es ir a clase de Chis.


Sin embargo, no todos aceptan las relaciones sexuales como vía para el placer y no como una mera función reproductora.
Yo no adoctrino, abro puertas para que entre quien quiera. Cada uno puede tomar la postura que desee conscientemente, no como un credo ideológico. Quiero ayudar a los niños y niñas a elegir en libertad.