VIGO

Artes e Oficios compartirá sus tesoros por 131 años de historia

La biblioteca, de Interés Histórico, capitanea un legado con arte, luthería y aparatos mecánicos

La biblioteca de Artes e Oficios está declarada de Interés Histórico por la Xunta de Galicia.
La biblioteca de Artes e Oficios está declarada de Interés Histórico por la Xunta de Galicia.
Artes e Oficios compartirá sus tesoros por 131 años de historia

 La Escola Municipal de Artes e Oficios custodia piezas artísticas, aparatos industriales y sobre todo, fondos bibliográficos de gran interés. Este curso, con motivo del 131 aniversario del centro, preparan una exposición donde muestren estos tesoros que explican parte de su historia.
Comisariada por José Luis Mateo, con la asistencia de Rafael Ojea, se prevé se inaugurará a finales de enero de 2018. En plena fase de selección, Ojea señala como pieza destacada la propia biblioteca, que fue declarada de Interés Histórico por la Xunta de Galicia en 2006. Con María Jesús Cuesta al frente, avanza la catalogación de los más de 6.000 ejemplares de los fondos históricos y de los más de 2.600 de archivo moderno (adquisiciones realizadas a partir del 2009). Primeras ediciones de Lope de Vega, de Cervantes de 1617 o del facsímil de las Cantigas de Martin Codax de Vindel y la copia manuscrita del himno vigués por Reveriano Soutullo son algunas de las publicaciones más destacadas de un conjunto con antigüedades del siglo XVI. La oferta bibliográfica se completa con la hemeroteca, con colecciones de revistas y periódicos de finales del siglo XVIII y principios del XIX, entre las que hay publicaciones con serigrafías y pinturas a mano. Los fondos incluyen donaciones históricas de particulares o de instituciones como la biblioteca del Casino de la ciudad, ya desaparecido.
Pero la exposición de los 131 años de Artes e Oficios también hará repaso a la formación que le dieron la razón de ser a la escuela. En la desaparecida clase de Calderería se realizaron alrededor de 1906 dos maquetas a escala de locomotoras a vapor. “Antes de que hubiese FP, la Escuela formaba la mano de obra para las industrias de Vigo y contaban con los últimos avances; existía una relación directa con las empresas como demuestran las donaciones económicas que realizaron firmas como Cardama”, señala Ojea. 
Los retratos son lo más destacado en el área artística. El interés no radica tanto por sus autores como por los personajes a los que retratan: García Barbón, Taboada Leal o Eduardo Chao. Aunque sí conserva piezas de artistas conocidos como un pórtico en madera tallada de Camilo Nogueira (el padre del político y autor de gran parte de las esculturas de animales de la Alameda).
La luthería es otro de los fuertes de Artes e Oficios. Además de las piezas coetáneas a su inauguración, a finales del siglo XIX, entre sus fondos custodian réplicas de instrumentos antiguos como el organistrum, cedido para la exposición del Vindel en el Museo do Mar y otros modernos, como la colección de gaitas de Antón Corral, que también impartió clase en la escuela. 
Actualmente, entre las últimas incorporaciones se está catalogando la colección de instrumentos de músicas del mundo, donadas por el que fue alcalde de Vigo, Manuel Soto.

Eduardo chao inauguró la primera sede

El 26 de septiembre de 1886, hace 131 años, se inauguró la escuela de Artes y Oficios. Su padrino fue Eduardo Chao, ministro en la Primera República. Fue el resultado de una iniciativa de la Sociedad de Socorros Mutuos, “A Cooperativa” que recogía una la reivindicación de las sociedades obreras y agrarias del siglo XIX conscientes de la necesidad de elevar el nivel de instrucción de los trabajadores. Su primera dirección fue la calle del Circo. En el año 1900 se trasladan al edificio actual, donado por José García Barbón, un indiano que se encarga de dotarla de  libros, la mayoría de los que integran los fondos históricos y del material necesario para la formación. Asimismo, García Barbón encargó una ampliación del inmueble, la parte que comunica con Rosalía de Castro, encargando la madera de pino en América, mucho más resistente. En su testamento dejó el edificio al pueblo de Vigo, mientras siguiese ejerciendo la labor de Escuela de Artes y Oficios. Así pues continúa con el legado como centro de enseñanza no reglada para adultos en ámbitos artísticos y artesanales.