¿Quién dijo astenia otoñal?

Si todavía no has conseguido recuperarte del todo de la vuelta de las vacaciones, también es muy probable que hayas sentido en tu cuerpo el comienzo del otoño, y en consecuencia, hayas probado un poco de la temida astenia otoñal. Sin embargo, hay diferentes hábitos saludables que sin duda te ayudarán a adaptarte a esta nueva estación.

¿Quién dijo astenia otoñal?

En primer lugar, y tal como afirma aquí, el Dr. Julián Álvarez, especialista en Medicina Deportiva y nutricionista, la clave reside en cuidarse con mucho mimo: “Llevar una alimentación variada y equilibrada que incluya todos los nutrientes esenciales. Deberíamos reeducarnos para consumir los alimentos propios de la temporada como pueden ser las naranjas, las chirimoyas, las calabazas, etc. Igual de importante es practicar ejercicio físico, dormir las mismas horas todos los días, y realizar actividad estimulantes para sentirnos mejor con nosotros mismos”. 

Los niños también pasan por una transición parecida cuando vuelven a la rutina y al colegio. Por esta razón, nuestro deber como padres es estar tranquilos para que nuestros pequeños estén felices. La psicóloga Silvia Álava, autora de libros como “Cuidando el amor” lo explica de la siguiente forma: “Escucha a tu hijo. Es bueno que sienta que sus preocupaciones son importantes para ti, que le escuchas y que le apoyas, pero sin reforzarlas. Debemos dejarles claro desde el inicio del curso que su responsabilidad es apuntar sus deberes en la agenda, preparase la mochila, y llevar los estudios al día”.

Del mismo modo, no estaría mal ayudar a nuestros retoños a organizarse con un calendario de pared en el que estén escritas todas sus actividades semanales; así como las vacaciones de Navidad, Semana Santa, o verano, de cada uno de los miembros de la familia. En este sentido, a través de Internet, encontramos páginas webs como la de Saxoprint que nos permiten hacer plantillas personalizables según nuestras distintas necesidades. Asimismo, en el rendimiento académico afectan otros parámetros como la temperatura de la estancia a la hora de estudiar o incluso la iluminación. 

No es nada nuevo que la famosa vuelta al cole es costosa para todos. Hasta para los bolsillos de los padres, quienes en este año desembolsaron nada menos que 700 euros por cada niño escolarizado en un centro publico, 920 euros en el caso de los centros concertados, y más de 1.200 euros para los colegios privados. Cabe destacar que en esta factura no están incluidas ni las actividades extraescolares, ni las deportivas, ni los gastos de transporte o el propio comedor. En fin, habrá que hacerle caso al estudio realizado por la Universidad de Granada que afirma que el chocolate negro (en cantidades moderadas) nos ayuda a mejorar la concentración y el estado de ánimo. ¿Quién dijo astenia otoñal?