El peligro del otoño en la conducción y la importancia de un buen seguro

Colores ocres, hojas caídas, comienza el frío, también a anochecer antes…todo parece bucólico, hasta que llega el momento de tomar el volante de un vehículo.

El peligro del otoño en la conducción y la importancia de un buen seguro

Aunque el otoño es una de las estaciones preferidas por los contrastes que lleva consigo, lo cierto es que para las carreteras es una estación bastante peligrosa ya que se pueden ver siniestros que no suelen ser habituales de otras épocas como el verano o la primavera.

Según los últimos estudios de los seguro de autos, son varios los motivos por los que los conductores deben extremar las precauciones durante estos meses.

1. Aunque no hace el frío del invierno, en carreteras secundarias y más si están rodeadas de vegetación, es probable que comiencen a aparecer pequeñas placas de hielo que pueden hacer que el pavimento esté deslizante. La diferencia de temperatura del día a la noche, junto con el rocío y la humedad, favorece su aparición.

2. Las hojas caídas junto con la humedad pueden hacer que el agarre de los neumáticos no sea el idóneo en las curvas, provocando salidas de carreteras que, aunque en estas condiciones no suelen ser a gran velocidad, pueden ofrecer algún problema.

3. El asfalto sufre cambios en cuestión de segundos. De la lluvia ligera, a la intesa, pasando luego por el sol, el conductor debe ser capaz de adaptarse a las distintas condiciones para poder salir airoso en los desplazamientos. Eso también puede provocar que el asfalto esté más resbaladizo y dificulte la frenada, necesitando más distancia para conseguir parar el vehículo del todo. Eso puede provocar alcances que, en otras situaciones, nunca se habrían dado.

4. Tanto la mañana como la tarde suelen ser especialmente peliagudos si se forman bancos de niebla que pueden dificultar la visibilidad. Además, el viento suele estar presente en los cambios de sentido, teniendo que tener también precaución en los adelantamientos.

5. Un buen tratamiento a las lunas puede evitar que todo lo que comentamos de los cambios de condiciones meteorológicas o temperatura empañe los cristales haciendo que la visión general sea mucho menor. Es hora de visitar también el taller.

Sin dudarlo, el otoño trae consigo una serie de riesgos que, aunque el invierno los acentúa, no son tan tenidos en cuenta por los conductores a la hora de preparar los vehículos, neumáticos y la adaptación de la conducción.