VIGO

Povisa crea una unidad para tratar la incontinencia urinaria

la nueva unidad de urodinámica, suelo pélvico y urología funcional abordará las patologías de suelo pélvico

La uróloga Miriam Barrio es responsable de la Unidad.
La uróloga Miriam Barrio es responsable de la Unidad.
Povisa crea una unidad para tratar la incontinencia urinaria

Povisa acaba de poner en marcha una Unidad de Urodinamia, Suelo Pélvico y Urología Funcional para abordar de manera especializada las patologías de suelo pélvico, de enorme prevalencia entre la población. 
En esta unidad se centrarán todos los estudios de urodinamia, que serán supervisados personalmente por su responsable, la doctora Miriam Barrio, uróloga especializada en urología funcional. Este modelo de atención, inédito en otros hospitales (donde la primera prueba la realiza personal de enfermería) permite que los pacientes puedan obtener un diagnóstico preciso de su problema en la primera o como máximo segunda consulta, evitando así las molestias propias de los desplazamientos al hospital. 
La patología del suelo pélvico se asocia fundamentalmente a la incontinencia urinaria, un problema tan prevalente en la población, sobre todo en la mujer, que afecta al 40% de la población femenina española. Algunos estudios sostienen que afecta a 1 de 4 mujeres en España (la OMS fijó en 3,2 millones el número de personas que padecían esta enfermedad en 2003), y se estima que, debido fundamentalmente al estigma social de esta patología, el 25% de los afectados no acude al médico para resolverlo. Sigue siendo un tema tabú y a veces es también un síntoma infravalorado por los propios médicos, por lo que no se toman medidas que aunque no curen sí mejoran la situación y previenen un empeoramiento. En las mujeres, la incontinencia urinaria está muy relacionada con los efectos del embarazo y el parto, entre otros factores, y en los hombres con problemas o intervenciones quirúrgicas en la próstata. Se relaciona también con otros factores como el estreñimiento, la cirugía pélvica, la obesidad, el tipo e intensidad de algunos ejercicios físicos y los efectos de algunos fármacos. 
En la nueva unidad de Urodinamia, Suelo Pélvico y Urología Funcional de Povisa, que trabaja en este ámbito en colaboración con el servicio de Rehabilitación, se apuesta por un tratamiento conservador basado en ejercicios del suelo pélvico, fisioterapia y medidas higiénico –dietéticas, lo que está consiguiendo que el 90% de los casos se resuelvan satisfactoriamente antes de recurrir al tratamiento farmacológico o quirúrgico. La mayoría de los pacientes son remitidos desde Primaria, aunque  una parte llegan desde Ginecología. Son trastornos funcionales más frecuentes en mujeres, aunque cada vez hay más hombres porque es uno de los efectos secundarios que pueden darse tras una cirugía de cáncer de próstata.