VIGO

El mal negocio de la ETEA

Xunta y Concello adeudan más de 21 millones de euros a Zona Franca por la compra de la antigua instalación militar, que doce años después de la adquisición a Defensa continúa sin desarrollarse

Entrada principal a la antigua ETEA, que en parte gestiona el Concello, en las zonas deportivas y viales, y el resto la Xunta.
Entrada principal a la antigua ETEA, que en parte gestiona el Concello, en las zonas deportivas y viales, y el resto la Xunta.
El mal negocio de la ETEA

nnn La compraventa de la antigua ETEA ha sido un mal negocio. Lo ha sido para Zona Franca (ZF), que pagó 26 millones al Ministerio de Defensa en 2003, y por partida doble, ya que en cambio apenas ha cobrado una pequeña parte de lo estipulado cuando transfirió los terrenos a Concello y Xunta, en 2009. El acuerdo, firmado en tiempos del bipartito gallego y con idéntico color en el ayuntamiento y el consorcio, contemplaba que la Administración local pagaría 18 millones y el ayuntamiento otros 11,5, aunque las cifras son más complejas, ya que incluyen compensaciones y otros apartados, como el desarrollo del túnel  de Julián Estévez y el desarrollo de la ordenación de Guixar. La Xunta se quedaría con las instalaciones para desarrollar la Ciudad del Mar, y el Concello las zonas deportivas y la playa. Pasados siete años, el Concello adeuda unos 11 millones y la Xunta -que pagó cinco y ha compensado otros tres- diez. Sin embargo, fuentes de Zona Franca señalaron que hay plazo hasta finales de año y que es posible alcanzar acuerdos con las dos administraciones que incluyan tasas y terrenos para saldar la deuda. 
No obstante, Economía Digital publicaba ayer que la auditoría de la Intervención de la Administración General del Estado sobre las cuentas de 2013 revelaba que las últimas cuentas presentadas por la Zona Franca registraban un "boquete" de 28,5 millones de euros, a consecuencia de las deudas acumuladas por parte de la Xunta y del Concello por la ETEA. La misma publicación añadió que la IAGE ha contabilizado un reiterado impago de la cifra económica acordada por parte de las tres instituciones -lo que ya habría generado cuantiosos intereses de demora- en la compraventa de los 100.000 metros cuadrados de la ETEA. 
El informe de la gestión económica sobre las cuentas de la Zona Franca -de 2013- señalaría cifras distintas a las que se manejan a 1 de enero de 2015, ya que según Intervención el Consorcio mantiene "pendiente de cobro" a la Xunta y al Concello en concepto de principal las cantidades de 15,81 millones de euros a largo plazo y 8,63 millones a corto plazo (en total, 24,44 millones). La divergencia en las cifras se explicaría por acuerdos en este tiempo, si bien es cierto que Zona Franca apenas ha percibido una parte muy pequeña de lo estipulado. Y además, no se ha construido el túnel ni desarrollado el entorno de Guixar. Y apenas la ETEA ha mejorado más allá del paseo y la reciente recuperación del campo de fútbol y la piscina, no sin esfuerzo. Pero del proyecto del Gobierno gallego para reutilizar los edificios militares para fines educativos -Campus Mar de la Universidad de Vigo- y la construcción de un grupo de viviendas para "dar vida" no se ha avanzado nada. Una operación fallida. n