FESTIVAL ILLAS CÍES

Roger Hodgson, la voz del pop

El músico deleitó en el Auditorio de Vigo con las viejas canciones de Supertramp, interpretadas de forma exacta a cómo sonaban en el pasado con toda la banda. A sus 67 años, sigue en plena forma

Roger Hodgson, ayer sobre el escenario del Auditorio de Beiramar, que se llenó para escuchar a la voz de Supertramp, en forma.
Roger Hodgson, ayer sobre el escenario del Auditorio de Beiramar, que se llenó para escuchar a la voz de Supertramp, en forma.
Roger Hodgson, la voz del pop

Roger Hodgson regresó a Vigo y lo hizo esta vez acompañado por su banda, integrada por canadiense. Su primera canción, para romper el hielo fue “Take the Long Way Home”, amenizada por armónica y piano. La actuación de ayer ante un Auditorio de Beiramar con el aforo completo supuso un viaje en el tiempo, a la recuperación de las temas hechos famoso por Supertramp, banda que abandonó hace ya 34 años, pero que continúa en su voz más viva que nunca. Se presentó con un fondo verde y dijo "boas noites Vigo"para lamentar  a continuación no saber ni español ni gallego. Pese a ello, logró hacerse entender e insistió en que le gusta mucho Galicia. Luego, pidió a los espectadores que dejaran fuera sus preocupaciones y  entre ovaciones interpretó “School”, para continuar ante el piano con “Lovers in the wind”, en una declaración de amor a la vida y la existencia. Antes, prometió una sorpresa al final, en el bis: sería  Carlos Núñez y su gaita.
Con mucho sentido del humor y sin dejar de hacer guiños al público, continuó un repertorio de sobra conocido y muy aplaudido. Sonó “Breakfast in America”,  “Hide in Your Shell” y “Alone came Mary”. Uno de sus clásicos, “The Logical Song”, no necesitó siquiera presentación. A estas alturas el público ya rozaba el éxtasis, totalmente entregado al sonido auténtico de los 80.
“The meaning” y la balada “Lord Is It Mine” contribuyeron a cambiar el ritmo, suavizar la melodía. ¿La muerte o vivir en un zoológico?”: Esta es la cuestión que planteó un Hodgson comprometido al público. Fue su manera de presentar  “Death and a Zoo”.
Llegados este punto hizo una mezcla con composiciones conocidas que levantaron a los espectadores de sus butacas y los hicieron bailar y palmear. El final de concierto se acercaba. Con el público a cien, apostó fuerte y entró con “Child of Vision”. Y una de cal y otra de arena. Tomó el relevo con la balada “Dreamer”. Así llegó la primera despedida e interpretó “Fool´s overture”, otro clásico.
En pie pidieron su vuelta. Hodgson hizo aparición para regalar a sus incondicionales tres últimos temas, iconos del pop: “The moon says hello”, “Give a little bit” y “Raining”, con Núñez. Así finalizó el festival Illas Cíes, que promueve la declaración a Patrimonio de la Humanidad.