BIODIVERSIDAD FLORA, FAUNA Y FONDOS MARINOS

Un lugar privilegiado para observar aves

ESPECIES COMO LA GAVIOTA PATIAMARILLA, EL CORMORÁN MOÑUDO O LA GAVIOTA OSCURA TIENEN AQUÍ SU LUGAR DE CRÍA

OBSERVATORIOS: Para acercarse a las zonas de cría sin perturbar ni asustar a las colonias de aves lo mejor es acudir a los observatorios dispuestos en las islas.
OBSERVATORIOS: Para acercarse a las zonas de cría sin perturbar ni asustar a las colonias de aves lo mejor es acudir a los observatorios dispuestos en las islas.
Un lugar privilegiado para observar aves

LAS AVES MARINAS son uno de los grandes atractivos de estas islas para los amantes de la naturaleza y del turismo ornitológico, cada vez más en alza en nuestro país. El archipiélago está declarado como ZEPA (zona de especial protección para las aves) por parte del Estado y de la Comunidad europea. La especie más abundante es la gaviota patiamarilla (Larus  cachinnans), con 22.000 parejas reproductoras que constituyen la colonia mundial más numerosa. Con 1.000 parejas reproductoras, el cormorán moñudo (Phalacrocorax  aristotelis) es la colonia más importante del suroeste europeo. En las Cíes crían también, de manera muy localizada, algunas parejas de gaviota oscura (Larus fuscus) y también paíños (Hydrobates  pelagicos), ambas especies escasas en la Península Ibérica. También se encuentran otras especies de aves como el alcatraz (Morus  bassanus), azor (Accipiter  gentilis), colimbo ártico (Gavia  arctica), halcón peregrino (Falco  peregrinus), pardela pichoneta (Puffinus  puffinus), gaviota reidora (Larus  radibundus) o el arao común (Uria  aalge). Gran cantidad de pájaros nidifican, hibernan o descansan de sus viajes migratorios en estas islas. En la imagen inferior, dos ejemplares de cormorán moñudo.