LES ATRIBUYEN HECHOS DELICTIVOS EN DIFERENTES LOCALIDADES ESPAÑOLAS

Detenidos en A Coruña cinco miembros de una familia rumana por hurtos en joyerías

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han detenido en A Coruña a cinco miembros de una familia rumana por hurtos o intentos de hurto en joyerías de diferentes localidades españolas, según ha informado la Jefatura Superior de Policía de Galicia.
Las detenciones se produjeron tras un intento de hurto al descuido, el pasado 15 de febrero, en una joyería situada en la avenida de Finisterre de A Coruña y en la que los propietarios lograron retener a una mujer hasta la llegó de la Policía.

Según las investigaciones, su modo de actuar era siempre similar. En este último caso, una pareja de ciudadanos rumanos entró en la joyería, solicitando que les mostrasen numerosas joyas, con la excusa de comprar piezas de oro para regalar en una boda.

Los dependientes les mostraron varias piezas, entre las que la pareja escogió cuatro pulseras, dos gargantillas, un par de pendientes y un reloj de la marca Lotus, todo ello de oro, y valorado en total en 16.800 euros.

Durante la operación de selección de las piezas los 'clientes' mostraron a los joyeros que llevaban dinero, enseñándoles un fajo de billetes de euros, con la intención de comprar. Una vez hecha la elección, les pidieron que empaquetaran cada una de las piezas por separado en un papel, sin su correspondiente caja, y con todo ello debían hacer un único paquete que debían meter en una bolsa.

Tanto en este caso como en otros, a la hora de pagar, los billetes de euros que llevan no son suficientes para liquidar la compra, 'porque muchos de los billetes eran similares a los de 500 euros pero en moneda extranjera, por lo que el varón se va al banco a cambiar el dinero', explica la Jefatura Superior de Policía en un comunicado.

SOSPECHAS DE LOS EMPLEADOS
En este último hurto, cuando salía de la joyería, levantó las sospechas de los empleados, por lo que alertaron a la Policía y retuvieron a la mujer que quería salir también. Asimismo, a través del escaparate, observaron que el hombre se reunía con otros individuos, al parecer de su misma nacionalidad y se introducían en un vehículo, con placa de matrícula extranjera.

Aunque intentaron recoger a la mujer, los joyeros ya habían cerrado la puerta del establecimiento al ver que ella, cuando se sintió acorralada, había tirado al suelo, tras el mostrador, un paquete que había conseguido sustraer.

USO DE UN BEBÉ
En otros casos, para cometer el hurto, utilizaban a un bebé ocultando el género sustraído entre las ropas del menor o para despistar y desviar la atención de las víctimas. En este caso, la mujer que lo porta en brazos 'realiza las maniobras adecuadas para que el menor inicie el llanto o profiera gritos y facilite la comisión del hurto', explica la Policía.

En este último robo, tras la detención de la mujer, se estableció un dispositivo para la localización del resto de miembros del grupo. Momentos después, miembros del Grupo de Delincuencia Organizada y Violenta localizaron el vehículo, con todos sus ocupantes, siendo detenidos cuatro miembros más.

Los detenidos pertenecen a un clan familiar con una actividad delincuencial que se basa principalmente en la realización de hurtos en joyerías, sin utilizar la violencia y que cuenta con numerosos antecedentes por hechos similares, en toda la geografía nacional, y en otros países de Europa.

Los cinco detenidos, a los que se intervino una cantidad importante de dinero en euros y en libras, han pasado a disposición judicial. Fruto de la investigación, se les ha imputado, además, otro hecho delictivo similar en Almería días antes, y se les ha identificado por intentar hechos similares en localidades de Málaga, Valencia y Vigo.

Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Al usar este sitio acepta el uso que hacemos de las cookies Más información >