GALICIA

Detenido tras robar limosnas y varias joyas en siete iglesias

El ladrón, de Portugal, utilizó cinco identidades y también entró en un centro de salud en Ourense

La fachada de la iglesia de Santa Eufemia, una de las que visitó el presunto ladrón.
La fachada de la iglesia de Santa Eufemia, una de las que visitó el presunto ladrón.
Detenido tras robar limosnas y varias joyas en siete iglesias

Un ciudadano luso, Camilo S.E., de 58 años, fue detenido por la Policía Nacional como presunto autor del robo de limosnas y varias joyas en las iglesias de Santa Eufemia, Nuestra Señora de Fátima y Santuario de la Virgen de Os Remedios, en la ciudad, y los templos parroquiales de Castro de Beiro, Santa Eulalia de Beiro y Velle y la capilla de San Benito de Vilar de Astrés.
Los agentes también lo acusan de  un robo con fuerza en el centro de salud de A Cuña, registrado el 20 de abril del 2016, en el que fracturó la cerradura y el marco de la puerta de la consulta número 11. 
Los hechos que motivaron la detención ocurrieron el pasado día 13 cuando una patrulla de la Brigada de Seguridad Ciudadana de la comisaría ourensana fue alertada  por dos ciudadanos de que un hombre intentaba forzar la puerta con un destornillador de una librería situada en la avenida de Zamora. Los agentes acudieron de inmediato al lugar y detuvieron al presunto ladrón (había escapado al ser descubierto por los vecinos), resultando ser Camilo S.E., al que intervinieron el destornillador y abundantes herramientas que llevaba ocultas bajo la ropa.
Una vez en las dependencias policiales, comprobaron que el presunto delincuente ya había sido detenido en 53 ocasiones anteriores por delitos contra la propiedad y que sobre el pesaban 33 órdenes de búsqueda y captura dictadas por distintos juzgados del territorio nacional.
El detenido prestó declaración en la jornada del miércoles en el juzgado de guardia de Ourense y quedó en libertad investigado por delitos de robo con fuerza. Según fuentes policiales, el presunto delincuente facilitó datos erróneos sobre su identidad a la hora de ser detenido con el objetivo de no ser identificado. En los últimos años, llegó a utilizar cinco identidades distintas para entorpecer las investigaciones.