MASACRE TERRORISTA EN BARCELONA

Vidas sesgadas por la barbarie

El conseller de Interior distingue en TV3 entre las víctimas catalanas y los fallecidos españoles 

Varios ciudadanos esperan su turno mientras otros firman en el libro de condolencias del Ayuntamiento.
Varios ciudadanos esperan su turno mientras otros firman en el libro de condolencias del Ayuntamiento.
Vidas sesgadas por la barbarie

El conseller de Interior catalán, Joaquim Forn, se refirió ayer de manera separada a las víctimas catalanas y españolas, como si se tratasen de nacionalidades diferentes, en una entrevista en la que informaba de las identidades de los fallecidos por los atentados de Barcelona y en Cambrils (Tarragona). "Hay 13 muertos en Barcelona -dijo-, de los cuales hemos identificado ya a siete personas: una mujer italiana, una mujer portuguesa, una mujer con doble nacionalidad española y argentina, dos personas catalanas y dos personas de nacionalidad española. Estas son las siete personas que han sido identificadas", explicó a TV3.
Los forenses han identificado hasta ahora a 9 de las 14 víctimas mortales de los atentados yihadistas de Barcelona y Cambrils (Tarragona), que causaron 126 heridos, de los cuales aún quedan 53 ingresados en hospitales, 13 de ellos en estado crítico.
De las 9 personas identificadas hasta el momento, ocho murieron en el atentado de Barcelona y una en Cambrils (Tarragona). En concreto, los fallecidos en el atropello de Barcelona ya identificados son cuatro españoles -uno de ellos con doble nacionalidad española y argentina-, dos portugueses, un italiano y un estadounidense, mientras que hay otra persona de nacionalidad española que murió en el atentado de Cambrils.
Dos de los fallecidos son un menor de 3 años y su tío abuelo, de 57, ambos vecinos de Rubí (Barcelona), que paseaban por Las Ramblas junto a otros familiares. El hombre fallecido, Francisco L.R., era oriundo de Lanteira (Granada), pero en los años 60 emigró a Cataluña.
Otra de las fallecidas en Barcelona es Pepita C., una vecina de 75 años de Sant Hipòlit de Voltregà (Barcelona) que el día del atentado caminaba por Las Ramblas junto a su hija, también herida.
Silvina P., con doble nacionalidad española y argentina, también perdió la vida en Barcelona. Tenía 40 años y trabajaba de noche limpiando paradas del mercado de La Boqueria. 
La quinta fallecida española identificada hasta ahora es la zaragozana Ana María S., de 61 años. Otros tres aragoneses con los que estaba de vacaciones en Cambrils resultaron heridos de diversa consideración en el segundo ataque de los yihadistas.
Uno de los muertos italianos en Barcelona es Bruno G., de 35 años, que se encontraba en la ciudad de vacaciones con su mujer y sus dos hijos menores. La familia estaba paseando por Las Ramblas con sus hijos, uno de cinco años que iba de la mano de su padre y un bebé que llevaba ella en una mochila canguro, cuando les sorprendió la furgoneta que arrolló a los peatones en esa céntrica y turística calle barcelonesa. La mujer logró salvar a su hijo de cinco años, pero su esposo fue embestido y murió delante de ella.
Los forenses también han identificado a dos turistas portugueses. Las otras dos víctimas extranjeras identificadas hasta ahora son una joven de 20 años y su abuela, de 74, ambas de nacionalidad portuguesa. La última víctima identificada es de EEUU, si bien Interior no ha dado más datos sobre su perfil.
En cuanto a los heridos, 79 han sido dados de alta, por lo que siguen ingresados 53. Las nacionalidades de las víctimas y de los heridos, son de hasta 34 diferentes.