ESPAÑA

El PSOE plantea sustituir la 'ley mordaza' por la 'Corcuera'

Los socialistas piden una legislación "más respetuosa con los derechos y libertades fundamentales"

Antonio Hernando, portavoz parlamentario del PSOE en el Congreso de los Diputados.
Antonio Hernando, portavoz parlamentario del PSOE en el Congreso de los Diputados.
El PSOE plantea sustituir la 'ley mordaza' por la 'Corcuera'

nnn  El Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados presentó ayer su propia ley de Seguridad Ciudadana que sustituya a la vigente, la conocida como ‘ley mordaza' por sus detractores, cuya derogación pidió la mayoría de la Cámara el pasado martes, y avisó al PP de que puede sumarse al resto de grupos en la negociación del nuevo texto o "resistirse y perder una votación más". Dos días después de obtener el respaldo mayoritario del Congreso en apoyo a una moción que pedía derogar la ley que aprobó el PP en 2015, los socialistas registraron una proposición de ley "más respetuosa con los derechos y libertades fundamentales" previstos en la Constitución que la ‘popular', que "asegure garantías y proporcionalidad en las sanciones de aquellas conductas que lesionen efectivamente o atenten contra la seguridad ciudadana".
El portavoz del Grupo Socialista, Antonio Hernando, ha recalcado que éste es el "segundo paso" para acabar con la `Ley Mordaza`, una medida que para su partido es "absolutamente imprescindible porque es uno de los elementos que más ha atacado los derechos y libertades de los ciudadanos". 
 "La legislatura pasada nos opusimos a ella con todas nuestras fuerzas, pero había una mayoría absoluta del PP, y dijimos que cuando cambiase la mayoría, derogaríamos la ‘ley mordaza", recalcó Hernando. En concreto, explicó que con esta iniciativa, los socialistas pretenden derogar las sanciones a las personas que participan en manifestaciones, a quienes se manifiestan delante del Congreso  de los Diputados y el Senado y por utilizar imágenes de miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. 
También buscan derogar la posiblidad de que a los periodistas se les requise ese material gráfico; imposibilitar los registros personales en lugares públicos, "dejando prácticamente desnudas a personas en la vía pública", y acabar con la consideración como infracción grave la falta de respeto a una autoridad pública o a un miembro de las fuerzas de seguridad.
Mientras se tramita la nueva ley, y "para que no haya un vacío legal", los socialistas proponen volver "temporalmente" a la anterior ley de seguridad ciudadana, que aprobaron los socialistas en 1992, conocida como ‘ley Corcuera', y que estuvo en vigor hasta 2011. "Este es un primer paso, si esta proposición de ley se toma en consideración, podremos hacer enmiendas también para modificar la anterior ley de seguridad ciudadana e introducir algunas correcciones que no existían antes de 2011, simplemente porque las cosas han cambiado mucho", explicó. 
A juicio de los socialistas, el PP debería asumir que "está en minoría" y que "la inmensa mayoría de la Cámara quiere la derogación de la ‘ley mordaza'. 

Interior califica de "barbaridad" la reclamación de los socialistas

El secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, consideró una "barbaridad" que se haya pedido la derogación de la Ley de Seguridad Ciudadana, como solicita una moción aprobada en el Congreso, pero se mostró abierto a negociar con los grupos "artículo a artículo" cambios en la norma. Nieto hizo estas declaraciones a los periodistas en respuesta a la moción aprobada esta semana en el Pleno del Congreso para derogar la denominada ‘ley mordaza'.
A su juicio, la Cámara Baja pidió una cosa "muy complicada", por que si se deroga el marco legal en el que actúan las fuerzas de seguridad nuestras y las garantías que tienen los españoles en esa actuación, "nos quedamos en una situación precaria". "Creo que eso ninguna persona sensata que piense bien lo que está diciendo. lo puede plantear", añadió Nieto quien dejó claro el diálogo "permanente y abierto" con todos los grupos y, sobre todo, con los que se tiene "una sintonía en los aspectos esenciales de la estructura del Estado", como Ciudadanos, con quien "hay diálogo permanente y leal" y con el PSOE.
De este modo, se mostró abierto a abordar cambios en la ley "con sentido común", porque esta norma "no es precisamente una ley para hacer demagogia". Para eso hay otros ámbitos en los que "se hace menos daño". Sentido común y sensatez es lo que reclamó el número dos de Interior, quien insistió en que cualquier partido que se considere de gobierno "debería tener mucho cuidado en saber cómo se hace y como se reforman este tipo de normas". n