VERANO

Vigo, entre sus siete colinas-mirador

Como Roma, la ciudad se rodea por siete montes, donde se acondicionaron espacios para poder contemplar la urbe y su entorno en su conjunto desde las alturas

Con su subidas y bajadas, el centro urbano de Vigo se encuentro situado entre montes que favorecen panorámicas de toda la ciudad.
Con su subidas y bajadas, el centro urbano de Vigo se encuentro situado entre montes que favorecen panorámicas de toda la ciudad.
Vigo, entre sus siete colinas-mirador

nnn O Castro, A Madroa, A Guía, O Alba, O Cepudo, O Galiñeiro e Fragoselo (Coruxo) son los siete montes, equiparables a las siete colinas de la Ciudad Eterna, que rodean la ciudad.
Cada uno de estos puntos suponen ofrecen una panorámica única del centro urbano, de sus parroquias y del entorno de la Ría. Así, en Teis, se encuentra el monte de A Guía, a cerca de 126 metros de altitud. Además de una ermita en lo alto, también cuenta con restos  castrexos. Desde su balconada, con las Cíes de frente, se  observa desde el Monte Penide en Redondela hasta los astilleros y el muelle de Bouzas. 
Con la misma perspectiva, aunque unos metros más alto se sitúa el mirador de A Madroa, a 325 metros de altura, perteneciente también a Teis, aunque limítrofe con Candeán. Está junto a Vigozoo y muy cercano a la ruta de las Mámoas. Girando hacia el interior de la ciudad, se halla el mirador más céntrico en el monte de menos altura, O Castro, con 147 metros. Desde él se aprecia la caída de la ciudad hacia el puerto, con Cangas y Moaña al frente. Entre sus atractivos se encuentra el yacimiento castrexo, la fortaleza y las anclas de los pecios de Rande.
Más al oeste se sitúa O Alba y O Cepudo, en la parroquia de Valadares. El primero, a 502 metros sobre el nivel del mar, ofrece unas vistas inigualables del conjunto urbano y de toda la Ría. En los más alto se encuentra una ermita, y en todo su entorno, se esconde tesoros naturales y artísticos. O Cepudo, a 527 metros, y dada su proximidad a O Alba, se conoce popularmente como la chepa de este. Comparten vistas y entorno. En su cima hay un merendero y un restaurante.
Continuando hacia la costa se alza la parroquia de Coruxo y su monte de Fragoselo, que alcanza los 450 metros. Las Cíes son las verdaderas protagonistas de estas vistas, donde la panorámica ya se abre hacia el Val Miñor y el océano. Por último, en las inmediaciones del monte de O Galiñeiro, perteneciente a Gondomar, se encuentra el punto más alto de Vigo: Chan do Doural, que en la parroquia de Zamáns registra los 690 metros. Con una visión similar al de Fragoselo, en su entorno incluye restos arqueológicos, arquitecturas populares de interés etnográfico como molinos y hórreos, así como parajes de interés medioambiental y paisajístico.n