ECONOMIA

Barreras construirá dos cruceros y un ferri por 450 millones de euros

El astillero vigués, que invertirá 450 millones en los nuevos proyectos, botó el crucero de lujo para The Ritz-Carlton, un hito en la historia naval: con una inversión de 250 millones es el barco civil más caro construido en España. Barreras opta a otros dos.

El buque, de 190 metros de eslora, es el barco civil más caro construido en España con un coste de cerca de 250 millones.
El buque, de 190 metros de eslora, es el barco civil más caro construido en España con un coste de cerca de 250 millones.
Barreras construirá dos cruceros y un ferri por 450 millones de euros

 El naval de Vigo hace historia de la mano de Barreras por la construcción del crucero de superlujo que ayer botó para la armadora norteamericana Ritz-Carlton. 


Es único en España por ser el primero de estas características que se hace y el barco civil más caro -tiene un coste de cerca de 250 millones-. Su entrega está prevista para dentro de un año y su entrada en el mar deja espacio en las gradas para los nuevos barcos que va a construir. Se trata de dos cruceros -con un coste conjunto de 300 millones- para la armadora noruega Havila y un ferri para la naviera Armas por un importe de algo más de 450 millones y cuya construcción será inminente. "Puede ser mañana, pasado o el lunes", señaló el presidente de la compañía, José García Costas, al tiempo que aseguró que el astillero tiene capacidad para llevar a cabo todos los pedidos ya que se podría hacer el trabajo "fuera de nuestras instalaciones si  es necesario". Barreras opta, además, a hacer otros dos cruceros de lujo para la armadora americana, pendientes de financiación (su coste asciende a 500 millones).


Los barcos para Noruega se proyectaron inicialmente como ferris pero finalmente no llevarán carga rodada. Van a navegar por los fiordos y tienen como características principales que el combustible que utilizan es gas y que llevan batería eléctrica que hará que la navegación sea totalmente silenciosa. El ferri de Armas será de 10.400 toneladas de acero y la entrega de los tres está prevista para 2020.

UN MILLÓN DE HORAS DE TRABAJO
El astillero de Beiramar espera cumplir a rajatabla los plazos como está haciendo con el de Ritz-Carlton, que se botó con tres semanas de antelación. "Barreras escribe un capítulo más en la historia del naval de Galicia y lo posiciona en un mercado en crecimiento en el mapa internacional", apuntó el conselleiro de Economía e Industria, Francisco Conde. Por su parte, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, felicitó la labor de los trabajadores por lograr "un sueño colectivo".  En esta misma línea también se manifestaron los responsables de la armadora, que elogiaron "el compromiso y sacrificio" demostrado tanto por la plantilla como por la industria auxiliar en la construcción de la estructura del barco, con más de un millón de horas trabajo.

Representantes políticos, empresariales y del sector financiero con el barco de fondo.


La botadura fue singular porque no hubo la tradicional ceremonia de bautismo con la botella contra el casco (en señal de buena suerte) ya que en este tipo de barcos se hace en la primera travesía, aunque sí recibió la bendición por parte del obispo de la Diocésis Tui-Vigo, Luis Quinteiro Fiuza. El acto congregó a una amplia representación política y empresarial de toda Galicia, así como a los trabajadores y sus familiares.