CELTA

Vigo reitera que la ciudad deportiva sí le supone un gasto

Caride se remite al documento del Concello de Mos y cifra la inversión en agua en 9 millones

María José Caride, concejala de Urbanismo de Vigo, contestó ayer a Nidia Arévalo.
María José Caride, concejala de Urbanismo de Vigo, contestó ayer a Nidia Arévalo.
Vigo reitera que la ciudad deportiva sí le supone un gasto

La concejala de Urbanismo del Concello de Vigo, María José Caride, quiso responder ayer a las declaraciones el pasado jueves de la alcaldesa de Mos, Nidia Arévalo, referidas a que nadie le había reclamado a Vigo un solo euro para la ciudad deportiva del Celta en la localidad vecina y destacó que es el propio documento para la modificación puntual del PGOM mosense que ha enviado a la Xunta  el que reclama inversiones a Vigo.
Destacó el hecho de que el citado documento incluya las líneas de Vitrasa que se deben ampliar y reforzar sin haber consultado con Vigo y sin una memoria económica del coste de todas estas necesidades. También dotaciones de agua con un coste de 9 millones que debería asumir Vigo, según la versión "más moderada", así como la saturación de viales, entre otros perjuicios que ha observado el Concello para Vigo. Se refería en este último punto a los 27.000 vehículos que previsiblemente utilizarán Clara Campoamor para acceder al centro comercial del Celta, un vial "que ya tiene problemas de tráfico y en algunos momentos hay que regular con conos", precisó.
Adicionalmente, apuntó Caride, está el impacto indirecto del centro comercial que proyecta el Celta en el comercio de Vigo, ya que, destacó, en el informe sobre la modificación puntual del plan general de Mos remitido a la Xunta se recoge que el 60% de los futuros clientes de dicho espacio provendrán de la ciudad. "No es que Vigo se esté inventando el coste", señaló, y destacó que las alegaciones del Concello de Vigo no son  "una opinión gratuita, sino que está advirtiendo sobre una situación que necesita infraestructuras de Vigo", dijo.
La Xunta tiene ahora dos meses para hacer un informe sobre las alegaciones y el Concello de Mos debe contestar a todas las consultas. Caride, eso sí, volvió a mostrar la mano tendida del Concello de Vigo al Celta.
El gobierno vigués dio, pues, respuesta a las palabras de Nidia Arévalo tras la presentación de los tres proyectos arquitectónicos para la futura ciudad deportiva del Celta, entre los que el club elegirá uno en cuestión de algo más de dos semanas. Arévalo concordó con el discurso de Carlos Mouriño, presidente del Celta, sobre que la actuación no costará nada a Vigo.