JAVIER D. CAMPA. VIGO

Pintura de color celeste

El juego interior ha convertido al Celta Zorka en un líder sólido que supera todos sus registros

Raquel Carrera lanza a canasta ante Elo Edeferioka en un partido de esta temporada en Navia.
Raquel Carrera lanza a canasta ante Elo Edeferioka en un partido de esta temporada en Navia.
Pintura de color celeste

Cuando el pasado verano Minata Keita decidió no renovar con el Celta Zorka hubo cierta preocupación en el club vigués. La pívot de Mali había sido fundamental la temporada anterior, en la que las celestes habían conseguido acceder por primera vez a la fase de ascenso, y Raquel Carrera, con todo su talento, era todavía demasiado joven para asumir el liderazgo del equipo en la pintura.
Sin embargo, después de nueve jornadas disputadas, el Celta ocupa el primer puesto de la clasificación del grupo A en solitario, es el único conjunto de la categoría que se mantiene invicto y, si gana mañana al Añares Rioja en Navia, batirá el récord de nueve victorias consecutivas cosechado el curso pasado.
Y buena parte de ese éxito se debe a la aportación del juego interior. Los fichajes de la islandesa Hildur Kjartansdottir y la nigeriana Elo Edeferioka, unidos a la juventud de Carrera y la veteranía de Iztiar Germán, a la que la entrenadora Cristina Cantero utiliza también como interior en ocasiones, han dado al cuadro celeste una robustez contra la que se han ido estrellando sus rivales uno a uno.
Cantero reconoce que la marcha de Keita le preocupó "porque al final, lo bueno o malo conocido es más fácil para trabajar que lo bueno por conocer. Existe ese miedo a lo que te vas a encontrar, pero la verdad es que estamos muy contentos con las tres más Ichy (Itziar Germán) y no creo que ningún equipo de la Liga tenga ahora mismo el poderío que tenemos nosotros por dentro".
De hecho, el Celta Zorka es el equipo que más puntos anota por encuentro (77,4) y el que menos encaja (56,1), y entre las cuatro interiores aportan 40,3 de los 77,4 puntos y 25,4 de los 40,8 rebotes que el conjunto vigués atrapa de media por partido. Y eso sin que ninguna de las cuatro destaque en los ránkings individuales de la Liga, ya que al disponer de cuatro jugadoras de calidad, Cantero puede rotarlas con asiduidad y ninguna de ellas alcanza los 26 minutos en la pista por encuentro. 
Hildur Kjartansdottir firma 12,3 puntos y 5,9 rebotes por partido, mientras que Elo suma 10,4 y 7,7, Raquel Carrera 10,6 y 6,5, y Germán, 7 y 5,3.
El secreto, cree la preparadora céltica, se encuentra en la rápida adaptación de los fichajes a un bloque que se mantuvo desde la campaña pasada. "Hildur fue la primera en llegar y se adaptó muy bien.  Es una jugadora que quiere aprender todos los días, muy exigente consigo misma, con su estado físico, y eso se transmite. Además, es muy disciplinada en todo y casi le puedes decir que se tire por un puente que por lo menos lo va a intentar", señala Cantero, que de Elo Edeferioka destaca que "nos ha dado una solidez defensiva impagable. Un dominio absoluto atrás. Está bien colocada siempre, tiene mucha actividad, rebotea muy bien y en ataque cada día está mejor. A medida que se ha ido poniendo bien físicamente, va sumando en ataque. Se encuentra cómoda y como atrás está dominando, también aparece ofensivamente".
En cuanto a Raquel Carrera, la preparadora céltica resalta "el potencial y la juventud. Es mucho más despistada, pero tiene un talento que le sale a raudales y con poco que haga, ya está sumando. Ese punto de chispa, de intuición en el juego, es en lo que yo creo que más destaca. Es muy lista y entonces acaba encontrándose con las compañeras y saca cosas donde no las hay".
El cuarteto lo completa en algunos momentos Itziar Germán, que "aporta veteranía y saber estar", indica Cantero. "No hay partido del que nos vayamos con menos de treinta puntos de las interiores, como poco. Y además su trabajo hace que las exteriores tiren más cómodas, que podamos correr cuando reboteamos... Todo lo que viene como consecuencia de ese dominio", apunta la entrenadora de un equipo que ha teñido la pintura de color celeste. n