CELTA

El Oporto sigue a Yelko Pino

El club portugués está interesado en el talentoso mediapunta vigués, una de las perlas de la cantera del Celta

Yelko Pino, junto a Jonny, Samuel Araújo y Krohn-Dehli durante un entrenamiento de pretemporada.
Yelko Pino, junto a Jonny, Samuel Araújo y Krohn-Dehli durante un entrenamiento de pretemporada.
El Oporto sigue a Yelko Pino

El Oporto sigue muy de cerca la evolución de Yelko Pino (Vigo, 1996), uno de los grandes talentos que ha dado la cantera del Celta en los últimos años. El histórico conjunto portugués está muy interesado en este mediapunta que destaca por su manejo del balón y que conoce a la perfección el entrenador de los 'Dragoes', Julen Lopetegui, quien dirigió al céltico en las categorías inferiores de la selección española.
Yelko es uno de los miembros de la brillante generación de juveniles del Celta que alcanzó la final de la Copa de Campeones celebrada en Vigo en 2013. Mediapunta que destaca sobre todo por su calidad, era uno de los puntales del equipo dirigido por David de Dios a pesar de ser uno o dos años menor que la mayoría de sus compañeros. Nacido en Vigo en 1996 –en octubre cumplirá 18 años–, Pino compartía aquella formación dirigida por David de Dios con futbolistas como David Costas (1995), Santi Mina (1995), Borja Fernández (1995), Jordan (1995), Samuel Araújo (1995), David Goldar (1994) o Álvaro Casas (1994). Con anterioridad también fue compañero de Rubén Blanco (1995), que ya ha llegado al primer equipo, como Costas, Mina y Borja, aunque éste con ficha del filial.
Yelko, en cambio, no está viviendo un inicio de temporada fácil. Por segundo verano consecutivo realizó la pretemporada con el primer equipo, el año pasado a las órdenes de Luis Enrique y en éste con Eduardo Berizzo, pero sin embargo no está siendo titular en el filial e incluso ha bajado a jugar un partido con el juvenil de División de Honor a pesar de que el curso pasado lo jugó entero con el Celta B.
El mediapunta vigués subió al filial de la mano de David de Dios siendo juvenil de segundo año. Se estrenó en Segunda B, una categoría plagada de futbolistas experimentados, con sólo 16 años. Disputó un total de 32 partidos, 24 de ellos como titular, y marcó un gol en la penúltima jornada, cuando el descenso del filial a Tercera era ya una realidad.
El Celta recuperó la plaza en la división de bronce en los despachos al comprar la plaza dejada vacante por el desaparecido Ourense, pero optó por devolver a David de Dios al juvenil y dejar el filial en manos de Alfredo Álvarez 'Fredi', ex del Alondras que llegó a Vigo procedente del Compostela. Y, al menos por ahora, el talento de Yelko no le parece suficiente al técnico moañés como para hacerle un hueco en el once inicial. Es más, el mediapunta vigués no jugó en la primera jornada, en la segunda saltó al campo a falta de media hora cuando el partido ante el Langreo ya estaba sentenciado (4-0 entonces) y en la tercera jornada ni siquiera fue convocado y bajó a ayudar al juvenil en su primer duelo del año. Mientras, jugadores de su quinta como Julio Delgado o incluso menores como Brais Méndez viajaban con el Celta B a Murcia.
El pasado fin de semana, Yelko volvió a jugar con el filial y su salida al campo a media hora del final coincidió con los mejores minutos del conjunto celeste ante el Atlético Astorga, que acabó ganando en Barreiro por 0-2.
Sea como fuere, a pesar de la falta de minutos nadie discute el talento de Yelko y prueba de ello es el interés en el jugador del Oporto, club que en las últimas décadas –concretamente desde que Jorge Pinto da Costa asumió la presidencia en el ya lejano 1982– se ha caracterizado por fichar a futbolistas a edades muy tempranas para venderlos después, convertidos ya en figuras, por cifras desorbitadas.
Este año, además, se da la circunstancia de que se ha creado una pequeña colonia española en el conjunto portugués, renovado tras acabar en la tercera posición la Liga Sagres 2013/2014. Julen Lopetegui dejó la selección española sub-21 para hacerse cargo del banquillo de los 'Dragoes' y junto a él llegaron a Oporto siete futbolistas españoles: Andrés Fernández (procedente de Osasuna), Marcano (Rubin Kazan), José Ángel (Roma), Óliver Torres y Adrián (Atlético), José Campaña (Sampdoria) y Tello (Barcelona).
Lopetegui conocía muy bien a varios de estos futbolistas por su trabajo en las categorías inferiores de la selección española y lo mismo sucede con el céltico Yelko Pino, a quien el ex guardameta guipuzkoano dirigió en las selecciones españolas sub-16 y sub-18.
En cualquier caso, el Celta ya ha demostrado su capacidad para retener a sus mejores futbolistas. Y Yelko aún no lo es en el presente, pero sí puede serlo en el futuro.n