CELTA

No fue una tarde más

El equipo celeste inició el entrenamiento casi una hora después de lo previsto y Cardoso no estuvo en el arranque sobre el campo

Mathias Jensen y Pione Sisto conversan en la sesión de ayer.
Mathias Jensen y Pione Sisto conversan en la sesión de ayer.
No fue una tarde más

La resaca era de las duras, pese a retrasar el entrenamiento para la tarde. La derrota del pasado lunes ante el Athletic y el juego realizado  han hecho daño al Celta y provocaron que la sesión vespertina prevista para primera hora de la tarde se retrasase más de tres cuartos de hora en cuanto a los ejercicios sobre el césped. Había mucho que hablar y que analizar para que lo sucedido en Balaídos en la primera noche de la semana pueda tener solución. Y rápida, ya que la semana se presenta exigua al tener que visitar al Rayo Vallecano este mismo viernes.
No era, pues, una tarde más. El análisis realizado por Miguel Cardoso se presume extenso. El técnico portugués reconoció nada más acabar el partido ante el Athletic que su equipo le había resultado irreconocible. Y no dudó en criticar la actitud de sus jugadores, que consideró demasiado contemplativa. Falta por saber si en su lectura del encuentro pueden tener parte de responsabilidad sus decisiones tácticas, algo que no valoró en la comparecencia nocturna en el estadio de Balaídos.
Con todo, no fue hasta cerca de las cinco de la tarde cuando los futbolistas que fueron suplentes o no fueron convocados esta última jornada aparecieron sobre el terreno de juego. Y lo hicieron acompañados por parte del cuerpo técnico pero no por el propio Cardoso, que no se dejó ver durante los quince minutos en los que se permite tomar imágenes. Los preparadores físicos llevaron la voz cantante.

Dos sesiones matinales más
Ya hoy, el equipo tendrá que preparar con mimo la visita al Rayo Vallecano, otro equipo en plazas de descenso pero que parece haber reaccionado en las últimas semanas. Cardoso ha planificado sendas sesiones matinales a puerta cerrada tanto hoy como mañana en las instalaciones de A Madroa antes de desplazarse a la capital de España para jugar la noche del viernes. Un mal resultado en tierras madrileñas agravaría una situación que ayer ya fue objeto de análisis por parte de la plantilla y el cuerpo técnico, que se mostró muy crítico tras la última derrota.n