BALONCESTO MEMORIAL SALVO

El básquet, de homenaje

El Memorial Salvo extiende su reconocimiento a doce trayectorias claves para la modalidad

El memorial suma acciones: tras la exposición, homenaje a 12 figuras.
El memorial suma acciones: tras la exposición, homenaje a 12 figuras.
El básquet, de homenaje

Gratitud. Esa es la filosofía. El baloncesto vigués no se puede entender sin rivalidades, sin directivos dispuestos a arriesgar tiempo y dinero, sin el intento por ser el mejor, sin derbis ciudadanos. Y el Memorial Quino Salvo, primero de los tres eventos que honran la trayectoria de significados deportistas y dirigentes del baloncesto vigués, todos ellos con gigantesca proyección nacional, apunta a una magnífica expansión de méritos. Salvo fue muy grande, pero esta modalidad posee un enorme bagaje que se puede reconocer en torno al propio memorial. 
Así, Julio Bernárdez y sus colaboradores han entendido que el torneo también debe ejercer de motor para otros reconocimientos y desde la Asociación Quino Salvo han diseñado un acto para el descanso del partido entre Morabanc Andorra y Oporto (sábado 15, As Travesas, 20:00 horas).
Los organizadores del evento ya pusieron en marcha el pasado año una exposición fotográfica sobre el baloncesto local, que ha sido ampliada en esta ocasión. El siguiente paso será el homenaje a nombres relevantes de varias épocas a quienes se quiere reconocer una vida dedicada al deporte de la canasta. Y en ese grupo se encuentran doce personalidades del baloncesto de Vigo, O Porriño y Arcade.
Bosquistas (Victorio Alonso y Juan José Camba), célticos (Luis Alberto Rey Lama, Elena Sarmiento y Picuca Martínez), ademaristas (Carlos Núñez), estudiantiles (Julio Castro), del Álvarez y del Galeones (Julián Prado), quien estuvo al frente de la Federación Gallega Sur (José Antonio Sánchez), el hombre que construyó gran parte de la fama de Salesianos (Amador Lama), la persona que situó a Arcade en el mapa baloncestístico (Alfonso Pazos) o quien consiguió la unificación del baloncesto porriñés en los 90 para dar el salto a EBA primero y LEB después (Manuel Valverde).
El premio a su trayectoria, fundamentalmente directiva en la mayoría de los casos, es también el reconocimiento a sus épocas y a personajes de fuerte carácter o que no pasaban desapercibidos. Algunos estuvieron en más de un club (Victorio, en el Celta o el Mercantil, Castro pasó al Celta con la fusión al igual que Rey Lama, Sánchez fue delegado celeste...).
El Memorial Quino Salvo da un nuevo salto. Siete días después llegará el Memorial Paco Araújo (Celta Zorka) y, posteriormente, el Memorial Pablo Beiro (Iberconsa Amfiv). Bernárdez y su directiva suman otro salto cualitativo que permitirá aplaudir a quienes también han acudido a las anteriores ediciones del memorial y que forman parte inseparable del deporte vigués. Con sus virtudes y errores, pero con el común denominador de su amor por el baloncesto y los colores que defendían.
Uno de los premios, a Elena Sarmiento, toca otra fibra sensible: su esposo, Jaime Gómez, falleció 40 años atrás (1978). Ambos tumbaron al eje Madrid-Barcelona en baloncesto femenino. Y eso fue, sencillamente, apoteósico. n