FÚTBOL

El Coruxo tiene una perla

El centrocampista Santi Comesaña, de sólo 19 años, es la gran revelación de la temporada

Santi Comesaña, autor de un 'hat-trick' el domingo ante el Compostela, ayer en el campo de O Vao.
Santi Comesaña, autor de un 'hat-trick' el domingo ante el Compostela, ayer en el campo de O Vao.
El Coruxo tiene una perla

Santi Comesaña (Nigrán, 1996) ha emergido esta temporada como la gran revelación del Coruxo y una de las grandes promesas del fútbol gallego. Con sólo 19 años, se ha convertido en un fijo en el centro del campo de Rafa Sáez después de jugar desde niño en el Val Miñor. Álex Villar, su entrenador durante las tres últimas temporadas en el club de Nigrán, lo tiene claro: "Es un jugador de Primera División". Santi prefiere tomárselo con calma. "Hay que ir paso a paso. Me centro en esta temporada y después, ya se verá", apunta.
La trayectoria de este talentoso centrocampista en categorías inferiores discurrió siempre en su localidad natal. Comenzó a jugar en el Nigrán y allí permaneció, con su fusión con el Val Miñor de por medio, hasta que la temporada pasada finalizó su etapa como juvenil. El Coruxo probó a varios jugadores una vez concluido el curso pasado y entre ellos estaba Santi, que convenció a los técnicos del club de O Vao y firmó un contrato por las tres próximas temporadas con la entidad presidida por Gustavo Falqué.
Lo que no imaginaba el nigranés es que sería un fijo para Rafa Sáez. Ha jugado los 16 partidos de liga del Coruxo, 15 como titular, y ha marcado ya seis goles, tres de ellos el domingo contra el Compostela (5-1). "El míster me ha dado mucha confianza. No me lo esperaba. La verdad es que es un gran entrenador y está siempre pendiente de todos. Nos cuida mucho", valora Santi, adaptado ya a la exigencia de una categoría como la Segunda B. "Físicamente lo noté muchísimo. Al principo me costaba aguantar muchos minutos a un ritmo tan elevado, pero ahora lo llevo mejor", explica horas después de firmar su primer 'hat-trick' en la categoría. "Fue un partido muy especial, la verdad. Pero no sólo por los goles que marqué, sino porque el equipo volvió a ganar después de tres jornadas seguidas perdiendo", señala el nigranés.
Santi es cauto en su discurso. Rafa Sáez trata de protegerlo. No quiere que la cabeza se le llene de pájaros. "Me lo ha dicho, pero ya sabe que no va a pasar. Me centro en trabajar", asume. Prefiere no fijarse grandes metas, ni en el plano colectivo –"lo primero es la salvación, luego ya pensaremos en otras cosas, aunque creo que tenemos una plantilla muy buena que puede estar de mitad para arriba"– ni en el individual: "Hay que ir paso a paso. Me centro en esta temporada y después, ya se vera".
Sin embargo, cualquiera que haya visto al Coruxo esta temporada puede dar fe de las posibilidades que atesora este polivalente centrocampista, que puede jugar como mediocentro o en la mediapunta y que además ha sumado a sus cualidades una notable facilidad para hacer gol: "La verdad es que me costaba bastante marcar, pero esta temporada está entrando el balón". Cuando se le pregunta por un futbolista al que le gustaría parecerse, afirma que a Sergio Busquets. Dice bastante de su fútbol, ése que siempre ha entusiasmado a Álex Villar, su entrenador durante las tres últimas temporadas en el Val Miñor. "He entrenado a pocos como él, muy pocos. Jugadores como él en el club hemos tenido a Thiago, a Pedro Vázquez, que ahora es su compañero en el Coruxo, y poco más", destaca el técnico del club de Nigrán. "Es un jugador muy completo, capaz de hacer muchas cosas. Destaca por su técnica, por su capacidad táctica, por su habilidad para resolver situaciones de uno para uno o dos para dos, porque es capaz de jugar con pocos toques... El único problema que tenía es que físicamente era un poco débil, pero su evolución en los últimos tres años ha sido bestial en este sentido y ahora es un futbolista capaz de abarcar mucho campo", añade.
¿Hasta dónde puede llegar Santi? Álex Villar no lo duda: "Deportivamente, es un jugador de Primera División". Pero en fútbol, no sólo cuenta lo que sucede dentro de un terreno de juego. "Pedro Vázquez también era un jugador de Primera para mí, pero no llegó. Hace falta acertar también en cuestiones extradeportivas. Quién es tu representante, dónde te vas a jugar. Para mí, la decisión de irse al Coruxo fue inmejorable, sobre todo teniendo minutos como está teniendo ahora. Es un gran escaparate para un centrocampista como él, con sólo 19 años", explica Álex.
Santi tuvo la oportunidad de ir al Celta siendo un niño, pero ni a él ni a su familia les convenció dar el salto entonces. Su extécnico está convencido de que tiene hueco en el conjunto celeste: "Lo veía entrenar todos los días y era bestial. Cada minuto de trabajo para él es como un partido. Lo da todo. Es un jugador para estar en un filial de un gran equipo, no tengo ninguna duda. La pena es que el año pasado, cuando nos enfrentamos al Celta juvenil, nos pasaron por encima y no pudo destacar". Esta temporada, Santi está destacando cada fin de semana. Hasta hace unos meses no veía claro que tuviera opciones de llegar a ser profesional: "Era como un sueño, pero me parecía que estaba un poco lejos". Ahora lo tiene en su mano.n