FÚTBOL

El Celta tuvo que ascender dos veces por alineación indebida

El caso Toni Moral le costó el puesto en 2005 al entonces delegado celeste, Carlos Filgueira

El Celta tuvo que ascender dos veces por alineación indebida

El Celta conoce a la perfección las consecuencias que puede tener una alineación indebida. Hace una década, se vio obligado a subir dos veces a Primera División en sólo dos semanas por haber alineado cuando no podía al entonces jugador del filial Toni Moral. El error le costó el cargo al delegado del club vigués, Carlos Filgueira.
En la antepenúltima jornada de la temporada 2004/2005, el Celta de Fernando Vázquez ganó 1-3 en casa del Xerez. La victoria dio el ascenso a Primera al conjunto celeste. El equipo y la afición lo celebraron como merecía la ocasión, pero la resaca fue más dura de lo habitual. Tras la denuncia de tres de sus rivales directos por el ascenso –el Recreativo de Huelva, el Alavés y, curiosamente, el Cádiz–, el club vigués fue sancionado por alinear a Toni Moral, incumpliendo así la regla que impedía utilizar a los jugadores del filial de 23 años o más en las cuatro últimas jornadas si antes no habían disputado diez partidos en total o los cinco anteriores. Moral, de 23 años entonces, había jugado cuatro de los cinco anteriores.
El Celta recurrió el castigo, pero sin éxito. Le dieron el partido por perdido 3-0 y se vio obligado a lograr una nueva victoria para ascender a Primera. No lo consiguió en la penúltima jornada, en la que cayó 1-2 ante el Eibar, pero sí en el último partido de la temporada, en el que ganó 0-2 en Lleida. Dos semanas después, Vigo volvía a celebrar un ascenso a Primera.
La historia tuvo final feliz para el Celta, pero no para el que entonces era su delegado, Carlos Filgueira, sustituido ese verano por el ourensano José Ricardo Fernández debido al grave error cometido.
En la actualidad, hay dos personas en el club vigués encargadas de comprobar qué jugadores están sancionados y, por tanto, no pueden ser utilizados por Eduardo Berizzo. Atilano Vecino, responsable de relaciones externas, en comunicación con Vlado Gudelj, delegado del equipo desde que en 2011 sustituyó precisamente a José Ricardo Fernández, evitan que el Celta tenga que padecer episodios como el que ahora protagoniza el Real Madrid o el que le obligó a ascender dos veces en 2005.n