LA GROVENSE DE MEIRA COMPARTE CON SANDRA SÁNCHEZ EL LOGRO DE HABER REMADO EN LOS CINCO TRIUNFOS DE LA RIANXEIRA

Andrea Oubiña, la joven veterana

Hace cinco campañas, era una joven de escasos 17 años que intentaba hacerse un hueco en una trainera de mucho nivel con remeras de Chapela, Samertolaméu y Cabo da Cruz. Casi todas más veteranas, con más horas de mar y más galones.
Andrea Oubiña, la joven veterana
Después de cinco veranos, sigue siendo una de las jóvenes del grupo, pero Andrea Oubiña es una referencia en el equipo, casi un ejemplo a seguir para el resto de sus compañeras. El pasado domingo, la grovense que milita en el club de Samertolaméu de Meira levantó su quinta Bandera de La Concha. Sólo ella y la boirense Sandra Sánchez pueden presumir de haber logrado tal hazaña.

Justo al término de la regata parecía una de las integrantes de la Rianxeira Mecalia más calmada, igual porque 'este año se decidió más en la primera jornada, más que otras veces, que tuvimos que esperar', reconoce. Sin embargo, con la cámara de la televisión delante, llegó el momento de acordarse de alguien y 'se lo dediqué a mi padre', reconocía ayer. Eso supuso que la calma se transformara en emoción y los ojos se volviera llorosos.

Andrea Oubiña vive por y para el deporte. Estudia Actividades Físicas y del Deporte en Pontevedra y entrena casi toda la temporada en Samertolaméu, donde este año sumó el Campeonato de España de bateles y el de trainerilla. Después, al llegar el verano y como en los cinco anteriores, es el momento de subirse a la Rianxeira para pelear por los títulos en el barco más grande. El mes de septiembre es el momento de la Bandera de La Concha, el más importante de la temporada.

Y, por el momento, siempre con victoria. 'Me acuerdo del primer año y de todos, porque todas tienen algo especial', reconoce Andrea Oubiña, que al llegar a club de remo de Samertolaméu con sus compañeras recibió el cariño del familiares, aficionados y amigos.

Un ritual que parece repetirse de forma sistemática en las últimas cinco campañas. Sin embargo, cada año que pasa es distinto, más complicado si cabe porque las rivales crecen y la trainera gallega sufre una remodelación tras otra. Andrea Oubiña es una especie de privilegiada. Completó el quinto título consecutivo, pero todavía es una de las remeras jóvenes de la plantilla porque, como reconoce la delegada Araceli Fernández, 'este año tuvimos media docena de remeras de dieciocho años, pero después Andrea es una de las de menos edad'.

Y es que mantenerse no es fácil porque ya son muchas las deportistas que pasaron por el equipo gallego. Muchos nombres que contribuyen a la ya legendaria Rianxeira Mecalia. 'Muchas veces por trabajo o porque finalizan los estudios tienen que dejarlo', explica Araceli. Por el momento, Andrea Oubiña permanece, con un historial envidiable y con la edad suficiente para extender todavía su palmarés. Joven y veterana.