VIGO

Fallece Carlos Oroza, uno de los grandes de la poesía española

Tenía 92 años y falleció anoche en Vigo, donde llevaba años residiendo. Está considerado el poeta de la voz, un auténtico rapsoda reconocido internacionalmente  

Carlos Oroza, el pasado mes de mayo, en la calle del Príncipe. Una travesía lleva su nombre desde este mes.
Carlos Oroza, el pasado mes de mayo, en la calle del Príncipe. Una travesía lleva su nombre desde este mes.
Fallece Carlos Oroza, uno de los grandes de la poesía española

Carlos Oroza nació en 1923 en Viveiro, en la Mariña de Lugo, y llevaba viviendo en Vigo desde que se inició este siglo. Su figura se había hecho habitual por las calles de la ciudad en la que ha terminado falleciendo, después de haber residido en varios puntos de España y en el extranjero. Su obra, en castellano, no es muy extensa porque su principal característica es su condición de bardo, de poeta de la voz, por lo que reiteradamente ha ido reescribiendo sus versos libres. También ha sido considerado un literato "underaground". Sus últimas grandes apariciones en público fueron para presentar "Évame", su obra definitiva. Como dijo en muchas ocasiones, era partidario de la oralidad considerando a los libros "cementerios de signos".
En los años sesenta se hizo famoso en el ambiente literario-poético gracias a la realización de múltiples recitales por toda España, adscritos en forma y contenido a los de la Generación Beat. Son múltiples las entrevistas que le nombran el Allen Ginsberg español. Francisco Umbral escribió de él que "era el poeta maldito del café Gijón, el bohemio de los sesenta". En esa época fundó, junto a Víctor Lizárraga y Victoria Paniagua, la revista Tropos.
Se le otorgó en Nueva York el premio internacional de Poesia Underground. Después de vivir en Madrid, Ibiza y Estados Unidos acabó recalando en Vigo.
Oroza recibió numerosos homenajes y recibió la medalla de oro del Círculo de Bellas Artes de Madrid, aunque nunca parecieron importarle en demasía. Curiosamente, este mes Vigo le dio una calle, la Travesía de Príncipe. 
En cambio, sí insistió sobre 'Évame', el poemario de toda su producción, la conocida y la inédita, que tal y como él mismo reconoció 'mis poemas nacieron oralmente y pasan al papel con verdadera repugnancia; aquí, a la palabra escrita le voy a prestar mi voz, mi lucidez'. Xosé Luis Méndez Ferrín lo tildó de "isla, no hay nadie como él, sin parientes, ni discípulos, ya que si alguién intentase escribir como Oroza, estaría condenado al fracaso". n