CONDADO/LOURIÑA

Sigue la búsqueda del hombre desaparecido en el río Miño

Es un portugués de 55 años, que al parecer supervisaba una pesqueira de lamprea

Preparativos en Sela, de los efectivos del operativo de búsqueda del pescador desaparecido.
Preparativos en Sela, de los efectivos del operativo de búsqueda del pescador desaparecido.
Sigue la búsqueda del hombre desaparecido en el río Miño

La  Guardia Civil coordina los trabajos de búsqueda de un pescador portugués vecino del municipio de Monçao que desapareció el pasado sábado en aguas del río Miño entre Arbo y Monçao, mientras supervisaba una 'pesqueira' de lamprea en la orilla lusa. 
     En virtud de los acuerdos entre España y Portugal relacionados con el Tramo Internacional del Río Miño -protocolo de colaboración transfronteriza-,ayer lunes,  tanto personal de la Comandancia Naval del Miño como buceadores de la Armada pertenecientes a la Unidad de Buceadores de Ferrol, forman parte del operativo de búsqueda con patrullas terrestres y mediante embarcaciones (concretamente por parte española participan una embarcación y un equipo de buzos de la Guardia Civil así como dos embarcaciones y un equipo de buzos de la Armada). Y además, desde la mañana de ayer lunes se sumaron al dispositivo de rastreo, efectivos del Grupo de Apoio Loxístico da Axencia Galega de Emerxencias, Axega,con 'drones'.
     A media tarde  de ayer -después de haber estado ya por la mañana-, el alcalde de Arbo, Horacio Gil, repetía visita y se encontraba en la zona de Sela (punto central des dispositivo de emergencia). Comentaba a este diario que la búsqueda era infructuosa. "De momento, no hay novedad". Y asimismo explicaba que en "la cultura del río" todos se conocen y este pescador portugués "era bien conocido en el gremio".
    Familiares y personas allegadas a  este vecino de Monçao desaparecido, fueron los que dieron la alarma al no poder comunicarse con él a través de su teléfono móvil que daba la señal de apagado.
      El dispositivo se reanuda hoy martes par continuar con la búsqueda del desaparecido en aguas del Miño, en la orilla portuguesa más próxima a Monçao.