REDONDELA

Rastrean el Miño en Tui en pleno temporal por un falso suicidio

La Guardia Civil investiga al joven que llamó al 112 simulando que se había tirado al río

La fragata "Cabo Fradera" buscó al supuesto suicida durante varias horas en el Miño.
La fragata "Cabo Fradera" buscó al supuesto suicida durante varias horas en el Miño.
Rastrean el Miño en Tui en pleno temporal por un falso suicidio

 La denuncia de un suicidio simulado originó un operativo de casi veinticuatro horas que peinó las orillas del río Miño a su paso por Tui. Finalmente las búsquedas fueron suspendidas al detener la Guardia Civil al joven que había realizado la llamada al 112 y que además era también la "víctima" del falso suicidio. Supuestamente llamó a emergencias después de discutir con su pareja, publicando la decisión en su perfil de Facebook.


El operativo se puso en marcha después de recibirse una llamada al 112, en la que una voz masculina alertaba de que había visto cómo un joven se tiraba al río Miño en medio de una discusión con su pareja. El supuesto suicidio se había producido en la zona de Caldelas de Tui, hacia donde se desplazaron  cuatro dotaciones de la Guardia Civil, un coche de la Policía Local de Tui así como una ambulancia. También se movilizó en el operativo a los efectivos de la Comandancia Naval del Miño, que envió un Patrullero "Cabo Fradera" y a un vehículo. 


Al mismo tiempo que se desarrollaban las labores de búsqueda en medio del temporal "Bruno" que azotaba toda la comarca, la Guardia Civil iniciaba una investigación de las circunstancias que rodeaban  el supuestos suicidio. Al encontrar algunos indicios de que podía ser  falsa la llamada, se identificó al número desde el que se había efectuado la alerta, identificándose al joven. Mientras tanto, el operativo continuaba ante la posibilidad de que sí se hubiera producido el suceso, por lo que en la mañana de ayer y una vez mejoradas las condiciones meteorológicas, se sumaban a la búsqueda en las aguas del Miño los efectivos del Grupo de Especialistas en Actividades Subacuáticas, que estaba previsto que buscasen el cuerpo en el fondo del río. Antes de que los buzos de la Benemérita hicieran su primera inmersión, los agentes concluían que nadie se había lanzado al río y que la persona que había realizado la llamada pasaba de "víctima" a investigado por un delito contra el orden público al haber simulado una emergencia que movilizó a efectivos tanto de la Guardia Civil como de la Policía Local y de la Armada durante casi un día en medio de un temporal.