REDONDELA

El Pugariño esconde un paraíso natural y cultural bajo la basura

 Un abogado de Chapela dedicado a la sensibilización medioambiental lucha por recuperar este patrimonio etnográfico

El bosque de ribera autóctono que se puede encontrar en los márgenes del Pugariño es también uno de los mejores miradores de la Ría de Vigo a la sombra de los árboles y con la música milenaria de las aguas del río. Escondidos por la vegetación y el olvido, los molinos que antaño sirvieron como medio de vida, esperan ahora ser recuperados.
El bosque de ribera autóctono que se puede encontrar en los márgenes del Pugariño es también uno de los mejores miradores de la Ría de Vigo a la sombra de los árboles y con la música milenaria de las aguas del río. Escondidos por la vegetación y el olvido, los molinos que antaño sirvieron como medio de vida, esperan ahora ser recuperados.
El Pugariño esconde un paraíso natural y cultural bajo la basura

 Recuperar los molinos del cauce del Pugariños el río que divide las parroquias de Chapela y Teis, y denunciar la situación de abandono en que se encuentra el entorno natural y patrimonial es el objetivo de Álvaro Diego Fuentes, abogado y defensor del patrimonio, que inició un ciclo de conferencias sobre estas construcciones. Este activistas del medio ambiente asegura que "en Galicia no hay una planificación estratégica para la recuperación de los molinos, y no se contemplan como Bens de Interese Cultural". Este abogado que dedica todo su tiempo libre a defender el patrimonio etnográfico y a la sensibilización medioambiental defiende que los molinos y los hórreos, que sí están protegidos, "forman parte del mismo sistema económico de subsistencia, por lo que no tiene sentido otorgar protección  a unos y no a los otros". Además, explica que "los molinos tuvieron mucha influencia en la formación de las costumbres, canciones y folklore gallegos. En definitiva, de la cultura de Galicia", por lo que cree que es vital su conservación. 
Entre las acciones llevadas a cabo destacan las dos jornadas de limpieza de las márgenes por un grupo de voluntarios. De aquellas intervenciones salieron toneladas de basura entre las que se encontraban desde lavadoras, hornos o baterías de motos. Las imágenes recogidas en aquella campaña "impresionan a todos los que van a las conferencias ". Para él, recuperar estos ecosistemas es "esencial para conseguir atraer a un turismo responsable, sostenible y de calidad. Un turismo que genere puestos de trabajo, tanto en la conservación como de venta de productos locales en los mismos molinos". Por el momento, su mensaje no ha sido recogido por las diferentes administraciones, aunque el Ayuntamiento de Redondela mostró interés. Pese a todo, no desiste en su empeño de rescatar "el paraíso que se esconde bajo la basura", un proyecto que han hecho suyo los vecinos y colectivos de Chapela y Teis.