CONDADO/LOURIÑA

En plena actividad las obras en el nudo de Sanguiñeda

El proyecto supera el millón de euros y abarca el tramo entre la N-120 y la N-550

Las obras de la Rúa Progreso están en pleno auge con la instalación de la tubería que atraviesa toda la calle.
Las obras de la Rúa Progreso están en pleno auge con la instalación de la tubería que atraviesa toda la calle.
En plena actividad las obras en el nudo de Sanguiñeda

 Los trabajos, que comezaron por la Rúa Progreso, continúan a buen  ritmo y a día de hoy ya se acometieron las canalizaciones separativas y la instalación de tuberías para el abastecimiento de agua potable, y en breve, finalizará la ejecución en la tubería que atraviesa por completo dicha calle, que permitirá separar el saneamiento de aguas pluviales y fecales para continuar y completar a continuación la  humanización del vial, reordenando los espacios y dando mayor protagonismo a los viandantes.
     Este proyecto de acondicionamiento y humanización del nudo de Sanguiñeda se acomete a través de un convenio de colaboración firmado entre el Concello de Mos  y la Axencia Galega de Infraestruturas, que financia íntegramente esta importante obra que abarca el tramo entre la N-120 y la N-550, y que supera el millón de euros de  inversión. La urbanización mejorará sensiblemente la accesibilidad peatonal en esta vía de titularidad municipal, que situada entre la Autovía A-55 y la N-550, en la zona limítrofe entre los concellos de Mos y Porriño, cuenta con un tráfico importante de acceso a los núcleos  de población próximos. Previamente a la licitación de los trabajos, la administración local mosense asumió la titularidad de los primeros 160 metros de la PO-329 (Sanguiñeda-Torneiros), hasta el límite con Porriño (tramo Rúa Progreso). Las actuaciones se adaptan a la alineación urbanística vigente como en el caso de las aceras desde la glorieta de As Angustias hasta la rotonda de A Costilleta; la reordenación de la sección transversal en los accesos a las glorietas, reduciendo arcenes; y las aceras de la  N-550 y  Rúa Ramiranes, por las que discurre el Camiño Portugúes, que se eejcutarán con piedra granítica.