VAL MIÑOR

"Había una deuda de Vigo con Antonio Quesada"

Teresa Cendón, comisaria de la exposición "Antonio Quesada, dende o sentimento", que abre en el García Barbón Afundación

"Restos", obra de 1979, propiedad del Consorcio Zona Franca de Vigo.
"Restos", obra de 1979, propiedad del Consorcio Zona Franca de Vigo.
"Había una deuda de Vigo con Antonio Quesada"

nnn La sala de exposiciones del Teatro García Barbón-Afundación acoge desde hoy a las 19 horas la exposición "Antonio Quesada. Dende o sentimento", producida por la Obra Social de Abanca y Xunta, y comisariada por Teresa Cendón en colaboración con la familia del pintor, y con la participación de Zona Franca y la Fundación Celta. La muestra incluye 32 óleos escogidos y se podrá visitar hasta el 21 de abril, de lunes a viernes de 17.30 a 20.30 horas, y sábados de 12 a 14 y de 17.30 a 20.30. Cendón terminaba ayer de dar los últimos toques a la exposición en compañía del hijo del artista.
Médico, exconcejala del PP, ¿Por qué también comisaria de una exposición?
Este proyecto expositivo de Antonio Quesada lo planteamos desde el sentimiento. Hay una deuda de esta ciudad de dar relevancia a la obra de Antonio, el mejor paisajista de Vigo, y de Galicia, en el siglo XX. Es una figura de mucho prestigio y nosotros y la familia y la gente de su entorno, en la que me incluyo, tenemos un sentimiento de deuda y reconocimiento de su obra. Él siempre  presentó sus exposiciones en familia, con sus hijos, y hay unas vivencias que debemos transmitir. Ellos tienen mucha obra inédita y fondos documentales y esto hay que explotarlo. Antonio ya tenía prevista una exposición cuando ya estaba enfermo y la familia piensa que hay que llevarla adelante. Por eso estoy, por mi vinculación con la familia, con el arte y el ánimo de llevar el arte a Vigo.
¿Cómo ve el Vigo cultural? ¿mejor que el político o que el sanitario?
En Vigo notamos la cultura artística, pictórica, música, siempre vino de mano de lo que era la obra social de la antigua caja, y todos de alguna manera nos sentimos huérfanos cuando desapareció. Las administraciones tenían que haber tomado ese testigo y no lo hicieron y afortunadamente Afundación de Abanca incluye parte de sus beneficios en sus fondos. En muchos ámbitos de Vigo se nota la ausencia de iniciativas novedosas artísticas, no hay una gran exposición o evento para recordar. Hay que remontar porque Vigo era un espejo de lo que se hacía en Galicia. 
¿Cómo se fraguó la exposición que hoy se abre?
Si estoy satisfecha de este proyecto es por lo que supone de colaboración. En el inicio, la colaboración de Afundación, que puso a disposición obras y personal y la sala. Zona Franca, con una magnífica colección también estuvo con nosotros, y la Fundación Celta, que tuvo un cuadro  en el exterior del estadio durante años, y también quiso estar, la Xunta con la Consellería de Cultura. Y eso es lo que más nos satisface, la colaboración institucional.
¿Por qué el estreno en Vigo?
Fue la ciudad que el propio artista eligió para vivir, y en la que se ganó el reconocimiento de vigués distinguido por méritos propios. Pero la vocación de esta exposición es que pueda viajar a otros puntos, por supuesto a Ourense, la ciudad de su infancia y juventud, la que llevó en el alma hasta el final de su vida. Porque Antonio Quesada es el prototipo de hombre de ourensania creativa, de ourensania abierta al mundo. Es uno de los miembros del movimiento denominado "Os artistiñas" que apadrinó Vicente Risco.
¿Cómo definiría su obra?
Intelectual y reflexiva, emotiva y compleja. Un autodidacta en continua evolución, que gana libertad expresiva con los años, y pretendemos remarcar ese hecho en el recorrido por la sala. A él no le gustaron nunca las etiquetas, pero legó un estilo pictórico reconocible. Esta exposición es el primer pago de la deuda de Vigo con el arista. El segundo será recuperar la beca "Antonio Quesada" perdida en los últimos años, destinada a incentivar a jóvenes creadores, en la que tanto interés puso el artista.